Depeche Mode Television Archives Forum

Author Topic: 1997: Ultra  (Read 94306 times)

Offline Angelinda

  • Assistant
  • Damaged People
  • ****
  • Posts: 13110
  • Gender: Female
Re: 1997: Ultra
« Reply #15 on: 06 May 2012 - 00:48:48 »
1995-09-30 - NME (UK) - News

http://tiptopwebsite.com/websites/index2.php?username=depechemodefile&page=27

Depeche Mode are due to start recording a new album at a UK studio next month which will be released early next year. Martin Gore has already written five new songs and is currently writing more.
The news follows singer Dave Gahan's recent 'suicide attempt' where he was taken to hospital after being found in his Los Angeles home with razor cuts to his wrist. Gahan is still recovering from the injuries. His record company claims he accidentally cut his wrists during a party at his home.
Depeche Mode are currently seeking a replacement for drummer Alan Wilder, who has quit. They have, however, denied that Andy Fletcher, one of the band's co-founders, has left, saying he will be working with Gahan on the next album.
New Musical Express, 30th September, 1995

2017-06-30: Photobucket has disabled external image hosting, all scans will have to be re-uploaded on another site.

Offline Angelinda

  • Assistant
  • Damaged People
  • ****
  • Posts: 13110
  • Gender: Female
Re: 1997: Ultra
« Reply #16 on: 06 May 2012 - 00:52:22 »
1995-10-xx -  BONG #26:

[Thanks to Milik for scanning this!]






KESSLER'S KORNER
[Words: Jonathan Kessler.]
Summary: Jonathan Kessler continues his brief series on the people who work behind the scenes in the music industry, this time outlining the role of the agent. [686 words]

    Judging from all of your responses, there are a lot of you out there interested in getting into the music business.
    Thank you for all of your follow up questions on my first article on promoters. I will try to address them in future Korners.
    As a promoter is the local person or organization contracting to have the band appear in a given city on a given night, the agent is the band’s representative, who contacts these promoters and negotiates the contract for the show.
    Initially, an agent works closely with the band to develop an itinerary for the entire tour. There are many factors involved in this, from the best time of year to be playing in a particular territory, particularly when it has to be considered whether to play indoor or outdoor shows, to how long after an album release it is best to tour in certain countries.
    The agent also has to work closely with the band’s production team whilst developing the itinerary. It would be difficult to play a concert in Madrid on Friday followed by a show in Moscow on Monday, when it’s a five day drive for the equipment, not allowing for hold-ups at borders. Don’t laugh, worse booking mistakes have been made.
    It is also necessary for an agent to understand the band’s detailed requirements in order to put on the show. These are outlined in a ‘rider’ attached to the main contract, and cover everything from the venue’s ability to accommodate the production equipment to the provision of refreshments in the band’s dressing room. (If any of you have been fortunate enough to get backstage after a Depeche Mode concert, and an agent has been present, you could be forgiven for thinking that one of his chief tasks is to drink 10% of the band’s beer.) We must not forget, of course, that the agent is also responsible for negotiating the band’s fee, and it must be said that a contract’s financial clauses can be complex enough on their own.
    In the United States or Europe, the band’s fee is usually a percentage of the box office receipts, less the show expenses. There is often also a certain guaranteed amount which the promoter must pay, regardless of sales.
    However, when touring in more remote parts of the world, the deals become a bit more complex. First of all, would a 2,500 guarantee to play a show in South Africa be a good deal? Probably not, if it would cost 10,000 to fly the band, crew and production equipment to the show. Fees for these more remote parts of the world typically encompass all of the costs in getting the band to the various locations, as well as the expenses incurred while staying there. Secondly, what currency should a contract be in? And what if there is a drastic shift in the exchange rates between the time of contracting, and the actual show date? Agents develop complex contractual clauses to ensure that their clients do not get contractually ruined by the declining value of one currency in relation to another. Lastly, who do you call if the promoter in New Guinea decides to take off with the box office receipts from that night in a newly acquired Lear Jet, instead of paying the band? Not that this is too common, but using a series of deposits, letters of credit and other financial guarantees, agents have done their best to minimise this risk.
    Some of these factors have become so complex that agents have begun to specialize in particular remote parts of the world. It is not uncommon for the booking of a world-wide tour to be divided among two or three agents for each of these particular regions.
    This piece would not be complete if we did not thank the agents who helped make the last Depeche Mode tour so successful. In the United States, Canada and Mexico, Tom Ross and Carole Kinzel and all the rest at Creative Artists Agency. In Europe and the rest of the world, Harvey Goldsmith, Andrew Zweck and company at Harvey Goldsmith Entertainment.



MAREK LIEBERBERG CELEBRATES 25 YEARS IN THE MUSIC BUSINESS
[Words: Daryl Bamonte.]
Summary: Daryl Bamonte, the close friend and long-time band assistant, gives an entertaining report on a formal dinner held in honour of a promoter who has worked closely with Depeche Mode. As Andy and Martin were there but only mentioned briefly, I can't help thinking that including this article in Bong at all was really scraping the barrel. [662 words]

    After the successful launch of a new feature in the last issue of Bong magazine, Kessler’s Korner, you will all be aware of the role of a promoter. Sometimes the relationship is strictly business, but in some cases, as with the promoters that Kessler listed, there blossoms a good friendship between a band and the man “who is responsible for everything involved in having the band appear on a given night”…
    One such man is the German promoter Marek Lieberberg who was in London on September 12th to celebrate 25 years in the music business. He must have dealt with a thousand acts in that time, so it was indeed an honour for Depeche Mode to be one of the few bands invited, and an even greater honour to be a member of their staff and be asked to attend. Mind you, we may have been invited partly for our entertainment value…
    As we arrived at Bibendum, it struck me that this place had a lot of doormen… oh no… it was a black tie job… luckily I put a jacket on. We were greeted at the door by trapeze artists and magicians and were ushered through and given champagne and microscopic sandwiches that had a posh name. I quickly checked the guest list. Gordon Sumner… then I noticed that someone had written STING in biro… just in case no-one knew. Mark Knopfler… hmmm… did Marek say 25 years or fifty?…
    We went upstairs to the dining room. Very civilized. Nice little jazz quartet playing, not too loud either. Master of Ceremonies was an old gentleman in a scarlet jacket and the manner of a judge (didn’t see a panty line though, M’lud…). ‘The Judge’ welcomed various dignitaries (including Fletch and Martin, who were indeed being dignified at this point), and we sat down to enjoy some fine fayre, and the treat of hearing twice Eurovision winner Johnny Logan singing, and still looking like a teenager (ahhhh… what’s another year eh, Johnny?).
    The jazz band were later joined by a female singer who was introduced by The Judge as coming straight from Broadway. As Bibendum is just off Fulham Broadway, I remember thinking how convenient it was for her. After quaffing several bottles of fine wine, I decided (after much prompting from Martin) that it was time to dedicate a song to Marek. A free-form Jazz-Gloria-Gaynor-AnyOldPisshead ensemble ensued (although I doubt I was able to say it at the time…), and only modesty prevents me from claiming that it brought the house down.
    Returning to my seat, accepting the applause of my fellow diners, I felt a tug at my shoulder and heard a gruff Geordie voice mumble something. I spun around, fearing a vicious assault from one of Newcastle United’s notorious Toon Army, only to be greeted by a demure STING, hand outstretched and offering congratulations. I regained my composure enough to blurt out “Cheers Gordon!”, instantly regretting it…
    Then, as if not to be upstaged by an unknown, STING took the stage himself, and performed a reworked version of his Quentin Crisp Tribute “An Englishman In New York”, only this time he had cleverly reworded it as “A German In London”, a piquant rebirth for an already irresistible lyric. (He was a school teacher, after all…).
    As the wine began to flow, so did the conversation. In some corners you could see deep, intense business discussions going on, with deals being struck and hands being shook. In other more jovial quarters Martin had set fire to his shirt (and skin) and managed to effortlessly break a very expensive marble table completely in half (I vouched for him – he barely leant on it…). The rest of the organization? JD, Fletch and I were our usual respectable selves. Jonathan Kessler, as always, protested intense jet lag, but I’m sorry Franksy, you do not get jet lag while crossing London and your behaviour was inexcusable…
    A memorable night, and one worth writing about…



I MET THAT BLOKE FROM DEPECHE MODE ONCE
[Words: Various contributors.]
Summary: Three fans from around the world, including one exceptionally lucky (and persistent) Dane, relate the times when they were able to meet members of Depeche Mode in person. [963 words]

    I am now 27. I have been a fan since 1985 when I saw the cover of “Singles 1981-85” and thought it looked interesting. I bought the album and suddenly recognized some tunes heard on the radio now and then. Anyway, from that moment I was DM fan.
    This story begins on 2nd October 1990 when I was in Copenhagen for my 3rd concert of DM (also 1986 + 88). I had never seen anyone from the band ‘live’ – only heard from friends who knew someone who had run into DM in the streets or at a club… On the way by bus in Copenhagen, the bus stopped at a crossing and guess who stood there among the pedestrians – Andy and Martin! My heart missed two or three beats as I got my camera ready to shoot, then I rushed off the bus to meet the guys just to say hello. But they were too busy to write any autographs. Instead they took a time so I could get at least a good picture. Then they went on, leaving me in heaven!
    On 27th May 1993, the Band were to do their S.O.F.A.D. gig in Copenhagen. I went there two days ahead just to be in town. I found out that they would arrive from Brussels on the day before the concert so I went to the airport hoping for the best and expecting a huge DM crowd, but didn’t find anyone at all. A very friendly customs officer actually showed his arrivals list. Fortunately there was only one VIP arrival from Brussels that day, but it was five hours later that day. He also told me where the plane would stop and where the limos would pass the gates. Yes, he was a very nice man! I didn’t dare going back to Copenhagen so I spent five hours in the airport.
    Finally, the plane arrived. The party went out and into the cars waiting. I watched all this at the gate where they eventually had to pass. Still, I was the only one there – amazing! Then the cars moved and passed me. I hoped to get some shots, but there were black windows all over. Suddenly, just as they had passed me they stopped, a bodyguard went out and called me. He asked if I wanted autographs. I couldn’t believe that they had actually stopped – just for me. Anyway, of course I wanted autographs. First Dave signed a blow-up of the S.O.F.A.D. cover – he was nice. Then onto the next car – here were Andy and Martin, they also signed the cover. Then I showed them a 20x30cm enlargement of the 1990 photo which I had brought, just in case, and asked them to sign that as well. They did and also had a good laugh, especially Martin as they recognized themselves. Unfortunately I missed the first car with Alan, but I thanked them for stopping.
    After the concert, I went backstage as I had managed to get myself a backstage pass. I talked to Martin briefly and once again thanked him for stopping at the airport.
    The day after the gig I had nothing to do but wait for the train home. So I decided to hang around the hotel. There was a huge crowd there – 80% were Metallica fans as the Band had just checked in. Two hours later the three limos arrived. Now I knew what would happen. Depeche Mode had to leave Copenhagen! I went to talk to the driver of the first car and he told me that he had been driving for Dave all three days and that it was actually Dave who had asked them to stop at the airport because I was the only one waiting. Of course, that made me happy. Thanks Dave. Then the Band went into the cars and to the airport.
    That was the end of three very exciting days around the gig. Who knows what’s gonna happen next time. One thing is for sure – I’ll be around!
Jens Bay
Give, Denmark

    On 11th April, 1995 I was at the Beverly Center shopping mall in L.A. and I had the good luck to run into Dave Gahan there. I was with two other people who are also Depeche Mode fans. We were on the escalator going down and I looked across and saw Dave on the other side going up. I couldn’t believe my eyes. We went back up and when we caught up with Dave, asked if it would be OK to get an autograph. He said sure. We only spoke with him briefly but I was so happy to meet him after loving Depeche Mode so much for about nine years now. Before, the closest I had got to DM was the 11th row at one of their concerts, so it was very exciting to finally be face to face with Dave. I was afraid that he probably wouldn’t want to be bothered, as he probably gets asked for autographs a lot, but he was very nice about the situation.
Kristin Norby
Los Angeles, USA 

    We met Depeche Mode at the hotel they were staying in after their Prague concert on June 18, 1993. We were not sure whether it was really the right hotel or not but we had a good tip so we stayed and waited. After some time, the doors, opened and Andy with Martin entered the lobby. We approached them, asked for signatures and if we could take a photograph. We talked for a while with both of them until Dave and Alan’s arrival at the hotel. We then had a chance to ask Dave about their tour and for his autograph before security intervened. Soon, we left the hotel.
Robert Broj
Prague, Czech Republic





IN OUR EYES
[Words: Jurga Raskauskaite, Tony Lewis.]
Summary: Two reports on fan parties in Lithuania and England. [701 words]

    This page is here to inform you about the activities of the fan clubs that exist all around the world and work locally for Depeche Mode fans in that particular area or country. It is open to every fan club who wants to share some of their experiences from their conventions or parties. We also welcome any photographs to go with your stories. All contributions should be sent to the usual Bong address.
    Please note, the official DM Fan Club BONG is not associated with the activities expressed here, doesn’t take part in the events and therefore takes no responsibility.

Martin’s Birthday In Lithuania
    Martin’s birthday is celebrated in Lithuania every year. This year there was a great party organized in Kedainiai, the centre of Lithuania, by a local DM Fan Club. When my friends and I arrived, there we saw a cozy and nicely decorated dancehall with several pictures of DM and Martin hanging on the walls. The part started at about 10pm. I don’t think all the fans were there because of another party in the nearby town. Some of the fans just didn’t have a chance to come here. But everyone in Kedainiai seemed to be in the mood for a great time. We were dancing until midnight and it seemed that everyone wanted to show the best they could. At midnight, we sang “Happy Birthday” and traditional Lithuanian song to Martin. All the fans could dance again or watch DM videos later on. I think “Photographic”, “Personal Jesus” and “Never Let Me Down Again” again were the songs everybody liked the most that evening. There were some competitions held too that night, i.e. – two groups of the fans had to give tasks or questions to each other. It was great and very original, with a great sense of humour. Later on, these groups had to act any of the DM videos. They chose “Pimpf” and “Enjoy The Silence”. The party was very nice and it ended at about 6am. And I have to say that all the devotees I met there were very friendly and we had a great time together. So I’d like to send my regards to all my new friends. See you next time!
Jurga Raskauskaite
Alytus, Lithuania

More Than A Party!
    We started setting up in afternoon. Everybody was extremely nervous and we all knew it was going to be a great evening. What more can you say about DM music being played all evening!!! Pro Discos came at about 5pm to set up the lights and excellent sound system, while myself and fellow devotees in Evolution (our fan club) put posters up and finished the stage design. We started playing Eighties music when the devotees started to arrive at seven, and by this time myself and Robert had begun to test the beers out! Eight o’clock arrived, the lights went down and dry ice filled the stage. We played the intro which was “Rush” to start off with and Pro Discos controlled the lights and strobes which were similar to the ones used on the Devotional Tour. The atmosphere was amazing, everybody was on a high, and on the tenth anniversary of “Shake The Disease” as well! What more could we ask for, we had the fans, the music, the only thing that was missing were Depeche Mode themselves! The Intro finished and we mixed into “In Your Room”, this is when everybody started to head for the dancefloor. We continued to play loads of rare DM material, which included Razormaids and demos as well as some of the old favourites like “Photographic” and “Just Can’t Get Enough”. The favourite song played that night was “Never Let Me Down Again” as well as “World In My Eyes”, “Enjoy The Silence” and “Halo”. We also had some freebies thanks to everybody at Mute and various rare DM memorabilia for sale. It was such a great night for the masses that I would like to end by saying a big thank you to everybody, especially Lynn Newcombe, Bong, Mute Records and of course to Depeche Mode, who if it wasn’t for them we would have nothing to look forward to!!!
Tony Lewis
Peterborough, England



'



2017-06-30: Photobucket has disabled external image hosting, all scans will have to be re-uploaded on another site.

Offline Angelinda

  • Assistant
  • Damaged People
  • ****
  • Posts: 13110
  • Gender: Female
Re: 1997: Ultra
« Reply #17 on: 06 May 2012 - 00:52:42 »
1995-11-11 - NME (UK) - Money stolen from Depeche Mode

[Thanks to ScannedPress of Scannedpress.blogspot.com for scanning this!]





1995-11-13 - MTV (US) - DEPECHE MODE BILKED

http://www.mtv.com/news/506675/depeche-mode-bilked/
http://web.archive.org/web/19980223202913/http://commline.com/~bratmix/Stuff_From_Other_Sites/Addicted_To_Noise/Addict_96.html

WHERE'S THE MONEY, HONEY?

Depeche Mode have become the target of a mail fraud that is thought to have cost them almost Ÿ100,000 ($155,000), according to a report in Melody Maker. The band's accountant had sent a number of checks to the tax office that never got arrived (sure, sure). Apparently, thieves have intercepted them, altered them, and deposited them into a fraudulent account. Depeche Mode isn't the only ones singled out. London police say that a team of thieves have been targeting offices of "high earners." I'm sure Depeche Mode are flattered to be considered as such--especially since so recently it looked like the band was close to disintegration (singer David Gahan attempted suicide in Los Angeles two months ago). Happily the band are toge ther in London, finally working on material for the follow-up to 1993's Songs Of Faith & Devotion.



1995-11-30 - Reuters - DM Recording

http://web.archive.org/web/20010717210043/http://commline.com/news/news1995.html

LOS ANGELES (Reuter) - British synth-rockers Depeche Mode are laying down tracks in an English recording studio, the band's career apparently back on track after the departure of Alan Wilder earlier this year and sub sequent suicide attempt of vocalist Dave Gahan.
People close to the band said Gahan is in the process of getting a divorce and is trying to kick his heroin addiction, the two factors behind his wrist-slashing incident.
``The vibe and the mood is very good,'' said one source. House/techno producer Tim Simenon is presiding over the sessions, on which former Living Colour bassist Doug Wimbish is helping out.
At this stage, it is not known if the tracks will make it to an album, or when an album will in fact come out.
2017-06-30: Photobucket has disabled external image hosting, all scans will have to be re-uploaded on another site.

Offline Angelinda

  • Assistant
  • Damaged People
  • ****
  • Posts: 13110
  • Gender: Female
Re: 1997: Ultra
« Reply #18 on: 06 May 2012 - 00:53:01 »
1995-12-04 - Depeche Mode Fanclub - Progress New Album

http://web.archive.org/web/20010717210043/http://commline.com/news/news1995.html
https://groups.google.com/forum/?fromgroups#!msg/fido7.music/KYqV8s_BWaU/6hi8lsBeAVYJ

4 Dec 95: From the Mute/DMFC BBS:

188 Subj: Re: progress of the "album"
To: Alex Reed
Fr: dm fan club  Posted: 4/12/95, 10:57 am
<< How is the album coming along,(that is the new album!!)?

Dear Alex,

The Band are in the process of recording some new material, and it's going very well. Everybody says the new songs sound great. No release date for any new material has been confirmed, or even discussed, yet, and although certain sources have referred to this project as an "album", we never have.

Thank you for your interest. We are all looking forward to the release of some new songs, and we'll let everyone know as soon as we have any news on this.



1995-12-14 - BRAT - Latest DM News

http://web.archive.org/web/20061202093028/http://andercheran.aiind.upv.es/sergio/depeche/noticias/noticias.html

http://www.commline.com/bratmix

BRAT Latest DM News (14/12/95)

* David, Martin and Andy are back in the studio, in London, recording at least 5 new Martin tracks.

* Tim Simenon (Bomb The Bass) is producing the new Depeche Mode project.

* Doug Wimbish (bassist - Living Colour) played bass on at least one track.

* There's a Martin Gore remix of Garbage's "Queer" available on a UK CD Single (Discordant D1237).

* Martin Gore did a remix of a Spirit Feel track, available on Spirit Feel's US CD (TVT Records TVT-7234-2). It also appears on a UK promo 12".

* Martin contributed "Coming Back To You" to "The Tower Of Song: A Tribute To Leonard Cohen" compilation, available (in the US) on A&M records.

* "Trance Mode Express" will be released January 16, 1996. It is a Cleopatra Records compilation of bands doing cover versions of Depeche Mode tracks (like the "I Sometimes Wish I Was Famous" compilation). The catalog number is 9662.
2017-06-30: Photobucket has disabled external image hosting, all scans will have to be re-uploaded on another site.

Offline Angelinda

  • Assistant
  • Damaged People
  • ****
  • Posts: 13110
  • Gender: Female
Re: 1997: Ultra
« Reply #19 on: 06 May 2012 - 00:54:09 »
1995-12-16 - Billboard (US) - Simenon Strikes

http://books.google.com/books?id=JA0EAAAAMBAJ&pg=PA57-IA2





1995-12-18 - BRAT - News

http://web.archive.org/web/19980223203110/http://commline.com/~bratmix/DM_News.html

 David at the KROQ FM Acoustic Christmas concert - December 18th, 1995
Monday, December 18th, 1995: David was spotted at the KROQ Almost Acoustic Christmas (a local Los Angeles radio station concert). He was in the pit, wearing a striped suit. According to an interview conducted by Richard Blade (from KROQ), Dave said (then) that the band had completed recording 3 songs, they were on Christmas break, that the band would be heading off to New York to work on tracks for the album, and that the new album would be out TENTATIVELY in October 1996, with maybe a few live club dates following the release. Did I mention that I was in the pit with David! Unfortunately, somebody told me this. I didn't know. Apparently he was standing a few people away from me, and I didn't notice. DAMN!



1995-12-18 - KROQ (U.S.) - Radio Interview with Dave Gahan

http://oldsite.depechemode.com/audio/radio/kroq_1295_david.html

106.7 FM, KROQ FM - December 1995
Radio Station: 106.7 FM, KROQ FM, Los Angeles, California
Broadcast Date: December 1995
DJ: Richard Blade
Details: Richard Blade interviewed David Gahan backstage at the 1995 KROQ Acoustic Christmas. David was not performing. He was just there for the show, hanging with Oasis. David discussed the upcoming Ultra album, and thanked the fans for sending him letters after "he did what he did". This interview was not broadcast until 1997. The profanity was "bleeped" out of the broadcast version. This version contains the profanity.
 
http://www.tuug.utu.fi/~jaakko/dm/dmtekstit/unaired.txt

KPUQ un-aired interview, Richard Blade and Dave Gahan, 18 December 1995 backstage at the KROQ Acoustic Christmas

Richard Blade: Dave, you're back in Los Angeles. How long you gonna be here for?
David Gahan: Ehm, I've got about a month's break.

Richard Blade: And then it's back to London for more recording?
David Gahan: Ehm no, we're going to go to New York for a while... um... and then back to London, and then back to New York. But we've, we've like recorded three songs, roughly, and it's really different, but it's... Alan left of course so we... we've brought in Tim Siminon and he's really good, ehm... We were in...

Richard Blade: From Living Color, right?
David Gahan: Ehm no, that was Doug Wimbush, the bass player, right. And he played with us and stuff and Gozer as well, who drummed with Soul II Soul... um... We usually love [or something like that] the musicians in this band. And me and Martin are getting on really well, and Fletch, um. I, I wanna thank, while we've got the chance, everybody that sent me fucking letters, excuse me, everybody that sent me letters after I did what I did, which was very silly. Ehm, but ehm it was it, was amazing it made me feel a lot better and um, back to the record. We hope to get it to be out in October, you know, it's really good Richard.

Richard Blade: I can't tell you how many calls I get a week asking A) how you doing, how's the band doing, B) and when can they get something from you. I mean, people really love you still.
David Gahan: Well, I'll tell you what. One thing I can say about the stuff we're recording, it's Depeche Mode fans, fans like, it's like what they understand about Depeche Mode, it's in the bedroom with their headphones on, crying your eyes out.

Richard Blade: Wow. And when do you think we can, uhhh, get something from you, actually on CD?
David Gahan: As soon as I get something mixed, I'll be in your office.

Richard Blade: Are you gonna be up for a tour?
David Gahan: I don't think, we've got no plans at the moment, maybe a few little shows here and there, but the tour took it's toll on us all, a lot. Um, and we decided to, with this record, to do something different, do different ways of letting people know about our record, and um, [we've all got] families, things going on, you know.

Richard Blade: Yeah, now with shows like this, with all the bands together, would you consider doing one of these?
David Gahan: Yeah, I've been hanging out with Oasis last night all night and today as well, I tnink they're great, I love them.

Richard Blade: But do you see yourself doing something like this?
David Gahan: I think something like this could be cool.

Richard Blade: Like the Weenie Roast in June?
David Gahan: I'm not saying nothing. I've got to go Richard.

Richard Blade: All right Dave.
David Gahan: I, I'll talk to you again, though.
2017-06-30: Photobucket has disabled external image hosting, all scans will have to be re-uploaded on another site.

Offline Angelinda

  • Assistant
  • Damaged People
  • ****
  • Posts: 13110
  • Gender: Female
Re: 1997: Ultra
« Reply #20 on: 06 May 2012 - 00:55:13 »
1995-12-xx - Hard Copy (US) - News

This video appeared on the first DMTVA 97 Ultra DVD; Dentez made a nice compilation out of the many TV reports about Dave's "situation" from that time. Someone ripped the clip (with Spanish subtitles) from the DMTVA DVD and put it on YouTube, so you can watch this clip here: http://www.youtube.com/watch?v=_W8dBG87nc4



1995-xx-xx - Tageszeitung (Germany) - Leave in Silence Leiser Abschied von Depeche Mode

[Thanks to farmclub for scanning this for this forum!]





1995-xx-xx - Tygodnika Zamojskiego (Poland) - Koniec Depechow?

http://ff-tech.nazwa.pl/black-angels/index.php?option=com_content&view=article&id=19:materiay-prasowe-z-lat-1994-1996





1995-xx-xx - Casa Editrice La Mascara (Italy) - Depeche Mode

[Thanks to MAXIM23 for scanning the entire Italian book for this forum! This book was written by Silvia Grijalba, originally in Spanish. It was also translated in French. The book got republished as an e-book in July 2013.]



Silvia stated in November 2015:
Quote
Por ejemplo, cuando entrevistó a Dave Gahan en Londres, el músico "tenía graves problemas con la heroína y aunque no era algo oficial, en los mentideros se sabía", escribe Grijalba, antes de relatar la verdadera sorpresa: "Lo que yo no sabía era que Dave estuviera realmente tan perjudicado y me temo que la discográfica española tampoco". El componente de Depeche Mode no podía mantener una conversación. "Le pregunté algo y no respondió. Le hice otra pregunta y lo mismo". Solución: intimidación. "Le dije, con un tono muy serio, que teníamos dos opciones: o hacíamos la entrevista o nos quedábamos allí media hora y yo me la inventaba, y que iba a lamentar que me la inventara", rememora. El músico cedió. ¿El resultado? "No me la inventé, pero un poco de adorno tuve que ponerle".

Italian version:




































Spanish version, re-published as an e-book in July 2013, "scanned" by me:]



2017-06-30: Photobucket has disabled external image hosting, all scans will have to be re-uploaded on another site.

Offline Angelinda

  • Assistant
  • Damaged People
  • ****
  • Posts: 13110
  • Gender: Female
Re: 1997: Ultra
« Reply #21 on: 06 May 2012 - 00:59:23 »
[Transcript from the Spanish version in the post above:]

LOS TRES DE BASILDON
 Mientras Ian Curtis se suicidaba, Mark Chapman asesinaba a John Lennon, la industria discográfica atravesaba uno de los peores momentos de su historia, Echo and the Bunnymen triunfaban con su “Crocodiles” y el sintetizador comenzaba a convertirse en un miembro más para algunos grupos, cuatro veinteañeros de Basildon (Essex) sacaban a la luz el primer disco de su vida. El proceso hasta llegar, en 1981, a la edición de este album de debut no fue demasiado original. En mayo del 80 tres de los “cuatro de Basildon”: Vince Clarke, Andy Fletcher y Martin Gore decidieron que querían ser artistas; formar un grupo, volcar en él todos sus gustos ocultos -por cierto, bastante dispares entre sí, porque Fletcher era un acérrimo seguidor de Deep Purple; Vince un enloquecido del soul, de hecho había formado parte ya de un dúo de gospel y Martin, aparte de jugar al cricket en el colegio con Andy, dedicaba parte de su vida a oír a Roxy Music, The Rubbettes y Sparks-, además de dar una dirección a sus vidas, a ser posible, lejos de Basildon.
 En aquella época, el virus de la informática musical aún no les había infectado; las guitarras eléctricas eran su única forma de expresión conocida, al menos mientras Vince y Martin militaron en sus grupos de “preparación” para Depeche Mode: No Romance in China (en el caso de Vince Clarke) y The French Look y Norman and the Worms (Martin). Unos nombres “cosmopolitas” y sofisticados, como mandaban las normas de la época que, seguramente, (por lo del “cosmopolitismo”) les ayudarían más adelante a adoptar su nombre de batalla definitivo. Lemon Peels, Changes o Peter Bonetti's Boot (en honor del jugador del Chelsea Futbol Club) fueron algunos de los apelativos que barajaron, pero al final (por unos meses) decidieron quedarse con el que había propuesto Vince -el “alma mater” del grupo-: Composition of Sound, al menos con ese nombre actuaron, como teloneros de Film Noir, en el Scamps de Southend.
 Con la llegada de Dave Gahan al grupo muchas cosas, entre ellas la manera de llamarse, cambiaron en Composition of Sound. La incorporación de un cantante a la banda se produjo por decisión de Vince Clarke; después de que Stevo, el jefazo de la discográfica Some Bizarre, decidiera incluir una de sus canciones en un recopilatorio de la compañía, Vince decidió que estaba harto de componer, escribir y cantar y que el grupo necesitaba otro vocalista. La luz les llegó bajo los acordes de “Heroes” de Bowie interpretado por un chico delgaducho, con un enorme flequillo y una pinta pijo-moderna, muy adecuada para los propósitos del grupo en aquel momento. El chico en cuestión era Dave Gahan y fue él quien, al poco tiempo de entrar en la formación, propuso un nuevo nombre para darse a conocer (en el fondo a ninguno le gustaba el pomposo Composition of Sound y estaban deseando que alguien fuera el primero en reconocerlo). La idea surgió hojeando, en el local de ensayo, la revista de moda francesa Depeche Mode. “La verdad -declararía Dave con el tiempo- es que ninguno de nosotros teníamos ni idea de qué significaba Depeche Mode, simplemente nos gustaba el sonido de esas palabras y nos parecía que elegir un nombre en un idioma extranjero estaba bien. Con el tiempo nos enteramos de que significaba algo así como “última moda” y nos pareció perfecto para lo que estábamos intentando musicalmente en ese momento”.
 La primera actuación musical de Depeche Mode como cuarteto fue en el antiguo colegio de Andy y Martin, St. Nicholas. En ese concierto la nueva organización instrumental ya estaba distribuida; con la entrada de Dave al grupo Andy pudo seguir a sus compañeros, se compró un sintetizador y, al fin, se convirtieron en un grupo totalmente electrónico. Una decisión que, según confesaría Gahan años más tarde, tuvo bastante que ver con la práctica. “El sintetizador es un instrumento muy cómodo. Lo puedes llevar de un sitio a otro debajo del brazo y como no necesita amplificadores ni nada por el estilo, tienes mucha más movilidad. Nuestras primeras galas las hacíamos en tren, sin necesitar camioneta”.
 Con el tiempo, Vince reconocería que la primera vez que entraron a un estudio para grabar su maqueta no podía decirse que fueran unos expertos. “Cuando hicimos la primera maqueta teníamos recién comprados nuestros sintetizadores. La verdad es que tardé bastante tiempo en darme cuenta de que podías cambiar el sonido del instrumento. Siempre sonaba igual, un “wahhhhhh” muy característico, que a mí me parecía magnífico. Oyendo esas grabaciones debo reconocer que tampoco estaban tan mal, parece que el sonido estaba creado a propósito”.
 Como un “grupo de provincias” cualquiera Vince y Dave se dedicaron a visitar a los AR de las discográficas más importantes, para que oyeran sus canciones. En el único sitio donde les hicieron algo de caso fue en Rough Trade aunque, finalmente, la independiente pensó que el grupo no estaba en su línea. Pero, como suele pasar en estos casos, la casualidad jugó en favor de los Depeche. Daniel Miller, que tan solo dos años antes había creado la discográfica Mute, con un disco grabado por él, “Warm Leatherette”, uno de los temas precursores del pop minimalista, pasó por las oficinas de Rough Trade y le dejaron oír la maqueta de aquellos chicos de Basildon, su histórico comentario fue: “menuda porquería”, pero supo rectificar a tiempo.
 DE ESSEX A LONDRES
 Los gustos electrónicos del capo de Mute, la actuación de Depeche como teloneros de Fad Gadget y las conocidas dotes de persuasión de Miller hicieron que los “cuatro de Basildon” aceptaran una propuesta bastante descabellada, (aunque el tiempo les diría que fue absolutamente acertada), por la que acordaban firmar con Mute, por un contrato al cincuenta por cien. El grupo pagaba la mitad de los gastos y recibía la mitad de los beneficios. Así estuvieron durante seis años, hasta 1986, cuando firmaron un acuerdo formal, porque alguien comentó que con ese contrato de caballeros, en el caso de que a David Miller le ocurriera algo, ellos iban a salir bastante mal parados.
 De no haber sido por este peculiar contrato y por los gustos musicales de Miller, la carrera de Depeche Mode podía haber tomado una dirección absolutamente distinta. En el 81, el año que grabaron su primer disco, “Speak and Spell” cualquier compañía discográfica con un nivel reducido de escrúpulos se habría dedicado, sin más, a englobar a estos cuatro efebos, adolescentes sin demasiado experiencia musical, en un perfecto “fast food” para quinceañeras o un producto más de la factoría “New Romantic”. Pero ellos, desde el principio, se empeñaron en desligarse de bandas como Spandau Ballet o Duran Duran, con los que decían no tener nada que ver. Algún sector de la crítica, cuando el primer single del Lp, “Dreaming of me”, salió al mercado se empeñó en compararles con el “brat pack” musical del momento. Pero otros comenzaron a intuir las líneas que con el tiempo moverían a la banda y los conectaron con bandas más “serias”, como OMD o Ultravox.
 “Dejando a un lado lo narcisista del título, “Dreaming of me” es un corte de sonido electrónico, tan dulce y sorprendente como cualquier tema de los primeros OMD. Voces estrictas, ritmos programados llenos de inventiva y una melodía de algodón de azúcar, hecha para proporcionar placer durante tres minutos. En directo, resultan fantásticos, construyen bases agradables, pero su trabajo no trasciende más allá”. (Chris Bohn, en el New Musical Express del 28–2–81).
 Los recuerdos que tiene el grupo sobre esa primera época están, como de costumbre, bastante relacionados con la impresión que le causaron a la crítica. “Me acuerdo perfectamente -declararía Dave Grahan diez años después de que el disco se editara- de la época en la que salió a la luz “Dreaming of me”. Recuerdo las críticas, algunas buenas y otras malas (nada ha cambiado). Nunca olvidaré una realmente magnífica en el Smash Hits, con una foto de Vince, en la que parecía totalmente un besugo... También recuerdo la sensación de ponérsete el pelo de gallina cuando oías la canción en la radio. En aquellos meses hicimos un concierto como teloneros de Ultravox, en el club Rainbow; lo tendré siempre en la cabeza, porque era el 14 de febrero, el día del cumpleaños de Daniel; le regalamos una bufanda del Chelsea F.C. y un jersey de Mark and Spencer. Jamás me habría imaginado que llegaríamos a ser tan famosos y mucho menos que seguiríamos juntos después de diez años”.
 Volviendo a las etiquetas, otro de los mitos que Depeche Mode se han empeñado en borrar ha sido el de su conexión con los popes del “techno”. A principios de los noventa, en plena explosión de la música “house”, muchos les señalaron a ellos como los auténticos padres de la “house music”, considerando a Kraftwerk los abuelos del movimiento. Pero Depeche, honestamente, siempre han reconocido que sus fuentes no son esas, sino músicos de su generación, que era lo que oían cuando empezaron. “Nosotros -declaró Andy Fletcher en el año 90, a la autora de este libro- no nos sentimos deudores de Kraftwerk. Su trabajo nos gusta muchísimo y tengo casi todos sus discos, pero los hemos comprado mucho después de empezar a hacer música. La única deuda que podemos tener con ellos es que utilizaran antes que casi nadie sintetizadores y ordenadores para hacer música, pero cuando comenzamos nosotros oíamos pop más o menos eléctrónico, como el de OMD o Human League”.
 “Respecto continúa- a la posibilidad de haber influido en el house, es posible, aunque en este momento (año 90) nos interesa más la Electronic Body Music y las cosas que se están haciendo en Bélgica o Alemania. ¿Nitzer Ebb han dicho que nosotros les habíamos influido? me parece muy bien, es un grupo que a mí me gusta mucho, de hecho tengo una camiseta de ellos y ahí sí que pienso que puede haber más influencia nuestra”.
 Depeche Mode, a los que ahora se considera padres o abuelos de movientos, al comenzar definían su música como “pop futurista”. Nada que ver con la ola “new romantic” o el siniestrismo entonces emergente, lo suyo era “pop futurista” que, en opinión de Dave Gahan, “es una extensión del punk rock”.
 Una vez definidas las líneas de la banda y después de haber tenido que rechazar una gira teloneando a Toyah y Classix Nouveau, porque Andy y Martin aún conservaban sus trabajos en un banco y una agencia de seguros, respectivamente, y no podían dejarlos durante tanto tiempo, “Dreaming of me”, el primer single de Depeche, comenzó a escalar en las listas de éxitos hasta llegar al número 57 (bastante más alto de lo que esperaba Daniel Miller, que afirmó antes de que saliera el single que si llegaba al puesto 70 merecería la pena continuar con el grupo). Después de otros dos singles de bastante éxito, “New Life” y “Just can't get enough”, que llegaría al número 8 y se convertiría en un éxito de discoteca, la convicción de que “aquello funcionaba” invadió la mente de los cuatro Depeches. La indumentaria de niño bien; los jerseys de cuello a la caja y los pantalones de franela fueron desgarrándose de su cuerpo, para dejar paso a camisetas, cazadoras de cuero, tintes capilares y botas de King's Road. Las estrellas estaban preparadas.
 LAGARTIJAS SIN CABEZA
 Pero el éxito, el reconocimiento casi masivo llegó demasiado pronto para Vince. Un músico que, en más de una ocasión, ha declarado que cuando los grupos en los que está se convierten en productos masivos huye irremediablemente; “el éxito -opina- agarrota la creatividad”. Aunque para Andy (según declaró a Mat Snow, del Melody Maker, en 1982), “Vince es una persona muy ambiciosa, quiere siempre llegar a lo más alto; es muy probable que si Vince no hubiera estado con nosotros Depeche Mode no sería lo que es (y no me refiero a cuestiones de creatividad); nosotros éramos bastante vagos y nos conformábamos con poco”. Las razones que esgrimió Vince para dejar la banda tenían bastante que ver con el hecho de que cuando un grupo triunfa y se da a conocer por todo tipo de público, el sentido artístico de la banda se va diluyendo poco a poco. “Cuando las cartas que recibía de fans diciéndome cuánto les gustaba mi música y lo bien que se sentían al oír alguna canción de Depeche fueron sustituyéndose por otras, en las que comentaban lo guapos que éramos o cuánto les gustaban mis pantalones, me dí cuenta de que aquello, para mí, había acabado”.
 Para muchos -casi todos- la marcha de Vince Clarke suponía la muerte total de Depeche Mode. La mente pensante del “grupo de niñatos” huía para formar un dúo tecno-soul junto a Alison Moyet, Yazoo, y el resto de la banda jamás podría mover un dedo por su cuenta. Daniel Miller, productor del primer disco del grupo y su descubridor, reconoce que al principio tuvo miedo, pero siempre confió en ellos.
 “Yo sabía que Depeche Mode no podían separarse. Martin Gore había escrito algunas canciones antes de que Vince dejara el grupo y eran realmente buenas (dos de ellas, “Tora Tora Tora” y “Big Muff” aparecían en “Speak and Spell”). El único problema que tenían hasta entonces era que Vince era tan rápido, tan prolífico, que no daba tiempo a que Martin hiciera nada por sí mismo; Martin es la típica persona que necesita que le den un empujón para decidirse a hacer algo, así que, en cierta manera, la marcha de Vince le vino bien”.
 Visto con la prespectiva del tiempo, había que ser muy optimista para no tirar la toalla en un momento como ese. En opinión de Dave, no era cuestión de optimismo, si no más bien, de insensatez.
 “Se supone que si se va de tu grupo el compositor y letrista debes estar, como mínimo, un poco preocupado. A nosotros no nos afecto prácticamente, ¿Vince nos dejaba? no pasaba nada; Martin era perfectamente capaz de continuar con la labor de Depeche Mode y “A Broken Frame” fue una prueba de ello”.
 En algunos artículos de la época, referentes a la marcha de Vince Clarke, se deja entrever que una de las razones esenciales de la marcha de Vince era el deseo de este por imponer sus composiciones a la banda y el rechazo por parte de sus compañeros de temas que él consideraba geniales. Se comenta que uno de esas canciones era “Only you”, el single que más adelante llevaría a los primeros puestos de las listas de éxitos a Yazoo.
 Dejando a un lado especulaciones sobre el motivo de la supuesta “orfandad” de Depeche, el caso es que aunque Martin pudiera suplir por completo la inventiva de Vince Clarke, con la marcha de este quedaba un hueco sonoro que, por fuerza, había que cubrir. Un anuncio en el Melody Maker, con el siguiente texto: “banda conocida necesita teclista, menor de 21 años” sirvió para reclutar a Alan Wilder, el más viejo de los Depeches (tuvo que mentir para entrar en el grupo, porque tenía realmente 22 años), que hasta un año después de entrar a tocar con los “miembros fundadores” no pasó a pertenecer oficialmente al grupo. Dafne and the Tenderspots, Real to Real y The Dragons and the Hitmen eran algunos de los grupos con los que había tocado antes de formar parte de Depeche Mode. La primera actuación del grupo con la nueva formación fue en el Crocs de Londres, en enero del 82. Unas semanas después se fueron a Nueva York para actuar en el Ritz y más adelante continuar con su gira europea. Pero unos días antes de comenzar, y ya como grupo de éxito, el grupo actuó en el Bridgehouse club de Londres, en un concierto-homenaje, prácticamente secreto, en honor de Terry Murphy, una de las primeras personas que creyó en ellos. Según relata un artículo de un Melody Maker de la época, el local estaba destrozado, con el papel pintado cayéndose de las paredes, el suelo lleno de “baches”, el escenario repleto de parches y a punto de cerrar por no cumplir las normas de seguridad impuestas por el ayuntamiento. Después de una actuación para un público muy reducido y cuando Murphy fue a pagar a la banda por los servicios prestados, el grupo decidió hacer su buena acción del día y le devolvió al visionario dueño del club las 1.000 libras (unas 200.000 pesetas) que les quería pagar por la actuación; un donativo para que “arreglara el club”. Ante tanta carga positiva, el karma de la banda no podía ser mejor; “See you” (escrito por Martin cuando tenía dieciocho años), el primer single extraído de “A Broken Frame” (octubre de 1982), llegó al número seis de las listas británicas, venciendo la hostilidad inicial de buena parte de la crítica y de bastante público, que no confiaba en que Depeche Mode pudiera sobrevivir tras el abandono de Vince.
 Pese al relativo éxito del album, lo cierto es que “A Broken Frame” es el disco más mediocre de la carrera del grupo. Un trabajo de transición, en todos los sentidos, del que incluso la misma banda no se siente precisamente satisfecha. “Creo que todos nosotros -declaraba en el año 90 Dave Gahanestamos de acuerdo en que “A Broken Frame” es nuestro disco más flojo. Es muy blanco, está mal producido y por culpa de él nos etiquetaron como una banda floja, absolutamente frivola. La verdad es que en esa época nosotros estábamos aprendiendo. Fue el primer trabajo de Martin como letrista y compositor; le obligaron a meterse en esa historia sin casi darle tiempo a pensárselo. Si soy sincero debo decir que no estábamos preparados para grabar un segundo disco tan poco tiempo después de haber sacado el primero. Cuando lo vuelvo a oír, pasados los años, la verdad es que me siento avergonzado”.
 EL SOCIALISMO TE LLAMA
 Con los músculos preparados y la maquinaria del grupo perfectamente encajada los nuevos Depeche Mode -Alan ya entraba como miembro oficial- preparaban una nueva bomba que, desde luego, acabó con la dosis de capacidad para la sorpresa de más de uno. Unos meses antes de que la “granada” viera el mundo el recién “bautizado” Alan dio algún indicio de los que se nos avecinaba. “Estamos trabajando en un disco de concepto -declaró a la prensa-. Este trabajo va a tener una temática central muy clara, que es el socialismo”.
 A muchos, a casi todos, les resultaba difícil creer que los mismos músicos que sólo un año atrás habían escrito ripios memorables y letras sin demasiado sentido y mucho menos trascendencia se volcaran ahora de lleno en las teorías de Engels o Marx. Y, por supuesto, no fue así (tampoco ellos parecían pretenderlo). En “Construction time again” sí se trataban temas como el de la ecología, la igualdad social o la paz mundial, que en otros discos de Depeche ni siquiera se habían intuído, pero el tratamiento era superficial, absolutamente inocente. “No queremos cambiar nada con nuestra música -reconocía Martin poco después de que se editara el Lp- simplemente me gustaría que al oir nuestras canciones la gente se limitara a pensar un poco”. “Algunos de los temas de nuestra primera época -matizaba Gahan- eran bastante simples, pero ahora nos gustaría que la gente al oir nuestros discos se sentara con la hoja de las letras en la mano y al leerlas pensara si está de acuerdo o no con lo que decimos. Ya sé que los temas que tratamos no son realmente duros, que no vamos directos a la yugular de nadie. Alguien me comentó el otro día que una canción le recordaba a las de Heaven 17 pero yo pienso que no tienen mucho que ver con Depeche; son bastante más agresivos; nosotros no escribimos nada parecido a “morir atropellado por las ruedas de la Industria”; somos más sencillos que todo eso”.
 El primer single de este disco fue “Construction time again”, un disco que en opinión de uno de los críticos británicos más prestigiosos del momento, Mark Cooper, era:”la melodía más dura que Depeche Mode va a hacer en mucho tiempo. Esta canción es un dibujo exacto del ambiente del mundo de los negocios en Gran Bretaña”.
 Si las letras de “Construction Time Again” no sorprendieron tanto como Alan Wilder aventuraba en su anuncio de un vuelco del grupo hacia las teorías socialistas, la música sí sufrió una evolución en este primer disco de una segunda época del grupo. El Emulator 1, que caracteriza
 el sonido de la banda para el resto de su vida y el empleo del sampler, que por aquel entonces (1983) era un
 aparato demoniaco, muy mal considerado dentro del mundo de la música y, por supuesto, bastante limitado respecto a los modelos que se diseñarían tan solo unos cuatro años después, fueron las piezas esenciales de este disco.
 En uno de los números de Bong, el fanzine oficial del grupo, Andy comenta que la grabación de algunos temas del disco, como “Pipeline”, por ejemplo, eran auténticas “cacerías de sonido”. “Ibamos a estaciones de metro a grabar el sonido de los vagones, nos acercábamos a desguaces para recoger el ruido de los coches destrozándose... las voces de la canción las grabamos en la estación de tren de Shoredicht. Tomábamos todos esos sonidos y los llevábamos al estudio, para meterlos en el sintetizador. Estábamos convencidos de que si todo se grababa en un mismo sitio resultaba muy aburrido y la verdad es que nos lo pasábamos muy bien haciéndolo”.
 El paso de “A Broken Frame” a “Construction Time Again” es algo tangible, casi providencial y absolutamente definitivo en la carrera del grupo. El Melody Maker subtitulaba una entrevista con el grupo, a raíz de la publicación del tercer disco, diciendo: “Si pensabas que Depeche Mode eran unas marionetas descerebradas sin una sola idea original en su mente, replanteatelo; Lynder Barber invade Alemania y descubre al grupo golpeando al sistema”. Un subtítulo un tanto triunfalista, que ayuda a entender el cambio de concepto -para el público y la prensa- que supuso la salida del disco de la revelación. “Con este disco -declaraba Martinsentimos que hemos encontrado el camino que debemos seguir; es un movimiento para continuar por una dirección más dura, perdurable. Creo que nos hemos dado cuenta de que si queremos, somos capaces de hacer algo realmente importante, un trabajo que dure para siempre”.
 La infección más grave del artista, el deseo de la perdurabilidad de la obra ya había afectado a estos músicos que, desde entonces, se dieron cuenta de que ya no bastaba con tener ideas originales y jugar más o menos bien con los sintetizadores; la barba les había salido dentro del mundo del rock y ellos, como grupo, ya eran adultos. Con el tiempo se darían cuenta de que ese embrión de disco genial tenía sus defectos, “en “Construction Time Again” -reconocería Alan más adelante- nos centramos demasiado en la técnica. El disco resulta, en ocasiones, demasiado forzado.
 Desperdiciamos muchas horas centrados en lo que era la grabación del disco y dedicamos poco tiempo a lo que fueron las canciones”.
 Con defectos evidentes y bastante en su contra, porque nadie podía quitarse de la mente la imagen de unos adolescentes jugando a hacer música y enloqueciendo a las quinceañeras, Depeche continuaron por esa línea y se embarcaron en su primer disco de la cima, “Some Great Reward” (1984), precedido unos meses antes por el miniLp “Blasphemous Rumours”, un magnífico adelanto del “escándalo” que se avecinaba.
 BLASFEMIAS Y MASOQUISMO
 Los motores de la mente de Martin iban poco a poco calentándose. Una vez atravesada la etapa comprometida, los Depeche se soltaron la melena y empezaron a hablar de cuestiones poco recomendables para el público adolescente que compraba sus discos. Los títulos de dos de las canciones del disco eran ya de por sí bastante significativos: “Rumor blasfemo” y “Amo y siervo”, pero el contenido de las canciones de estos chicos de Basildon, otrora tan poco preocupados por el interior de sus composiciones, era otro golpe en el estómago... ¿quién podría creer que Depeche Mode se convertirían en una réplica de los New York Dolls, con estribillos como el siguiente?: “trátame como a un perro/ déjame a cuatro patas, sobre mis rodillas(...). Vamos a jugar al amo y al siervo”.
 Pues sí, era cierto, y el grupo adolescente que encantaba a las madres, con esos magníficos cortes de pelo e indumentaria bastante adecuada sufrieron una metamorfosis absoluta, se agarraron a la mitología de la depravación y, cuidando hasta el último detalle, se trasladaron a los estudios Hansa de Berlín, para, contagiándose del espíritu más canalla de Bowie (que allí fue donde grabó “Heroes”), construir el disco del escándalo, el cuero, los tatuajes y la pintura de uñas negra.
 Martin, que se había ido a Berlín unos meses antes de la grabación del disco para componer las canciones, explicó irónicamente a una revista alemana el porqué del contenido del disco que estaba preparando: “después de unas cuantas canciones pop insulsas, nuestro público está preparado para un poco de perversión”.
 La obsesión por no aparecer como la típica banda de niñatos haciendo canciones para divertirse fue -juzgando las declaraciones del grupo en aquella época- la razón esencial de este giro hacia los temas prohibidos y la indumentaria a medio camino entre el travestismo y el heavy-metal. Casi por sistema, el grupo tuvo que explicar, canción por canción, el contenido de “Some Great Reward” (1984). La primera revolución llegó con la salida a la luz del miniLp de “Blasphemous rumours”, una canción que algunas cadenas de radio se negaron a poner y que la prensa inglesa más tradicional se encargo de publicitar muy a su pesar. The Sun, que jamás se había ocupado del grupo, emprendió una batalla contra ellos y todo el mundo hablaba de la banda. Incluso el párroco de la iglesia de Basildon que, refiriéndose a la canción de los “hijos descarriados”, escribió en una de sus hojas parroquiales: “Si Dios mandó a su único hijo al mundo, jamás podremos decir que tiene un sentido del humor macabro”.
 De hecho, el grupo comenzó a ensayar -después de que la madre de Vince les echara del garaje de su casa por hacer demasiado ruido- en la parte trasera de una parroquia de su ciudad, en la que el cura les ponía como única condición para practicar allí que no tocaran demasiado fuerte.
 El estribillo de la canción del escándalo decía: “no quiero lanzar ningún rumor blasfemo/pero creo que Dios tiene un sentido del humor bastante negro/y cuando muera imagino que me lo encontraré riéndose”. Pero, pese a las apariencias, la banda se empeñó en explicar que la gente no debía caer en el equívoco, porque “Blasphemous rumours” no era una canción anti-religiosa. “En este tema declaraba Dave Gahan, que la primera vez que apareció en público fue en el coro del Ejército de Salvación-Martin se ha limitado a hablar de algo que la gente siente en muchos momentos de su vida.
 Todos los miembros del grupo tenemos una cierta formación religiosa. Andy, especialmente, y yo íbamos regularmente a la iglesia hasta que cumplimos 18 años, por lo tanto, supongo que tenemos un cierto sentimiento de rebeldía en ese sentido”.
 Andy, el miembro del grupo con una formación religiosa más fuerte, aprovechaba la controversia para dar su opinión sobre la Iglesia. “Yo me alejé de la religión -declaraba en septiembre del 84porque me di cuenta de que estaba llevando una vida absolutamente monótona. Quería vivirlo todo plenamente y me di cuenta que para llevar una existencia acorde con las leyes morales no hacía falta estar dentro de una Iglesia. Es una pena que el cristianismo esté tan pervertido y dado la vuelta, porque realmente tiene algo que ofrecer”.
 Pero eso era sólo el principio de una letanía de “pies de página” para explicar el contenido de cada uno de los temas. El auténtico discurso tuvieron que hacerlo cuando se editó “Master and Servant”, el segundo single del disco (posterior a “People are People”), que según Martin, no tenía ninguna implicación sexual “es una simple metáfora declararía- de la dominación política de los pueblos ricos sobre los pobres”. Metáfora o no, el caso es que se salvaron de la censura de la BBC por los pelos. La cadena les pidió una copia de la letra para poder analizar detenidamente si el contenido era digno de los oídos de su audiencia, porque uno de los encargados de seleccionar los temas que podían emitirse consideraba que era obsceno. La suerte acompañó al grupo y cuando tuvo que tomarse la decisión, el “censor” escrupuloso estaba de vacaciones. “La chica que tuvo que dar la última palabra -explicó Martin- estaba de acuerdo en que la canción no tenía ningún peligro; consideró que hablaba del amor y la vida, y así es realmente”.
 A partir de ese momento las cosas empezaron a cambiar. En vez de compararles con Spandau Ballet o Duran Duran, la prensa comenzaba a establecer paralelismos con los más duros del barrio: Frankie Goes to Hollywood, que justo en esa época habían “padecido” el gran éxito-escándalo de “Relax”. La indumentaria de cuero, las cadenas y la imagen andrógina del grupo en general, y especialmente de Martin Gore, contribuyó a aumentar el morbo y, además de obligar a la gente a olvidar que “Master and Servants” era una canción de profundo contenido político, como ellos se empeñaban en recalcar, conseguir que Depeche Mode se convirtiera en uno de los grupos favoritos en el ambiente gay. Un público que se acercó a ellos pese a que nunca participaron en reivindicaciones al respecto, como harían posteriormente Communards o el desertor Vince Clarke, en Erasure y, además siempre han recalcado que sus gustos sexuales no van por esa onda. El tema de la supuesta ambigüedad sexual del grupo comenzó con la idea de Martin -el más radical en cuanto a vestimenta se refiere- de aparecer en público con una indumentaria a medio camino entre Betty Page y Catwoman; un aspecto que hacía funcionar aún más la imaginación después de leer declaraciones como las que hizo a Record Mirrow en Berlín (tumbado, a media noche, delante de los almacenes Woolworth de la ciudad, porque decía que se sentía más a gusto haciendo la entrevista así).”Me encanta el color negro y el cuero en general -confesaba- hay algo en los pantalones de cuero usados que me fascina. Me gusta la idea de estar atado, la sensación de indefensión siempre me ha excitado”.
 Unas semanas después, en una revista británica explicaba porqué le gustaba vestirse de mujer, “me gusta ponerme ropa de chica y eso no quiere decir que sea travesti, ni que poniéndome esa ropa vaya a serlo. Me gusta la combinación “anti-macho” de llevar pantalones y una cazadora de cuero con ropa femenina. Desorienta a la gente. Estoy buscando más cosas de ese estilo para poder ponerme, pero no encuentro diseños nuevos dentro de la indumentaria “sado-maso””.
 Declaraciones provocativas para un momento absolutamente consagrado al escándalo, del que Gore más tarde hablaría como un pequeño pecado de juventud, que le pesaría el resto de su carrera.
 “Mirando hacia atrás -declaró en el 89-, la verdad es que me arrepiento de algunas de las cosas que me he puesto. En todas las entrevistas que hago el periodista termina mencionando la camisa que llevaba. La verdad es que pienso que tiene bastante gracia, pero ahora estoy cobrando la broma que hice hace años. Hay gente que sigue pensando que voy por ahí vestido como un travesti”.
 Un año después, en plena vorágine de éxito en Estado Unidos, Dave recordaría la anécdota del primer día en el que a Martin se le ocurrió salir con falda al escenario. “Martin llevaba -declaró a la revista Rolling Stone- unos pantalones de cuero, con una falda encima de ellos. De pronto se le ocurrió decir que sólo quería llevar la falda. Nosotros empezamos a gritarle, “¡pero Martin, cómo vas a llevar sólo la falda!, quítatela ahora mismo””. “Yo no pensaba -comentó Martin- que aquello fuera a causar todo ese revuelo, simplemente me parecía divertido”.
 Envoltorios aparte, lo cierto es que en “Some Great Reward” comienzan a intuirse elementos que más adelante acompañarían a la banda a lo largo de toda su carrera. Depeche Mode comenzaron a interesarse por músicos como Steve Reich o Philip Glass, por el lado “culto”, o Nick Cave y Can, por el más “oscuro”, que endurecerían el aspecto azucarado del sonido Depeche. En este disco, que costó 8.000 libras (1.600.000, bastante barato para la época) comenzaron a inmiscuirse en los laberintos técnicos de la grabación. Se involucaron hasta la cabeza en las posibilidades del “sampler” y se dieron cuenta de que divirtiéndose también podían crear sonidos casi geniales. Por ejemplo, en la versión maxi de “Master and Servant”, el sonido de azotes que se oye es real; Daniel Miller se dedicó a golpear un sofá con una espumadera y ese es el ruido que se oye en el disco.
 El enorme éxito del grupo, la dinámica de grabación de disco-pro-moción-gira-grabación que llevaban desde hacía cuatro años y los cambios personales y musicales de los miembros de la banda estuvieron a punto de conseguir que tiraran la toalla, según declararía años después Dave Gahan. “El momento más crítico de la banda, cuando estuvimos a punto de dejarlo todo fue al final del año 85. Estábamos en un momento de tensión impresionante. Sin descansar un solo día y con presiones por todas partes. No estábamos seguros de que después de “Some Great Reward” el grupo estuviera dispuesto a continuar unido. Nos lo pensamos y decidimos que lo mejor era tomarse las cosas con más calma. La verdad es que muchas veces no me explico cómo pudimos salir vivos de todo ese follón del principio”.
 Después de editar el 16 de septiembre del 85 “It's Called a Heart”, el último single del disco de la discordia, “Some Great Reward”, en octubre salió a la venta la disculpa perfecta para tener al público entretenido mientras ellos descansaban: “Depeche Mode. The Singles 81-85”, un album de descanso, de transición, del que Martin Gore diría:”Oyendo todos nuestros singles juntos me doy cuenta de mis canciones hablan esencialmente de amor y sexo, para combatir el aburrimiento vital”.
 CUESTION DE DUREZA
 Un tiempo de desintoxicación, de relax y meditación para una banda que durante cuatro años no había parado ni una sola semana seguida. Todo había salido rodado, quizá demasiado bien como para en ese momento, en el borde absoluto del éxito poder plantearse seriamente el contenido del otro lado del abismo. En esa época, poco antes de que saliera a la luz del recopilatorio de los singles, Dave comentó que estaban en el borde justo entre ser un grupo minoritario y uno absolutamente masivo. La decisión estaba en sus manos y el resultado en “Black Celebration” (marzo de 1986), un disco premeditadamente oscuro, en el que la técnica se convierte en absoluto protagonista y que coloca al grupo en un estado intermedio, casi ideal, en el que venden como un grupo de consumo masivo y son considerados, especialmente en algunos países como España y Alemania, una banda cercana a las de culto. Respecto a la preparación del nuevo disco, Alan declaró en aquella época a la revista “Keyboard” que el sampler había sido -como vendría ocurriendo en adelante- un elemento imprescindible en ese trabajo. “Cuando empezamos a grabar el nuevo album nos pasamos los primeros días sampleando sonidos sin parar. Alquilamos una batería y otros instrumentos de percusión y los grabamos en el sampler desde distintas habitaciones y en ambientes diferentes. Después nos bastaba con acudir a nuestra libería de sonidos para buscar el que mejor encajaba con con la canción en la que estábamos trabajando”. El disco se grabó a medio camino entre los estudios Westside de Londres y el Hansa Studio de Berlín, donde se hicieron las mezclas de “Stripped”, el primer single del disco. La vuelta hacia lo industrial, la dureza romántica de algunos temas que harían historia, como “Fly on the Windscreen” o “A Question of Lust”, consiguieron que la crítica, nunca demasiado amable con el grupo, virtiera algunos comentarios bastante favorables. Steve Sutherland del Melody Maker decía: “Con este disco Depeche Mode se están acercando, quizá inconscientemente, a lo sublime. En “A Question fo Lust”, “A Question of Time” y “Stripped” alcanzan un equilibrio casi perfecto entre luz y oscuridad, palabra y lujuria. En muchos sentidos, estos tres singles marcan su punto de salida. Por primera vez suenan seguros de sí mismos y capacitados para correr riesgos. Da la impresión de que, por primera vez, Depeche Mode están preparados para dar el gran salto definitivo”. John Peel habló magníficamente en su programa de la actuación del grupo en el Wembley Arena. En cambio, Andrea Miller, les destrozó en un par de frases, desde las páginas del New Musical Express, en su crítica de una actuación del grupo en Glasgow. “Son el grupo más mediocre que ha creado en mucho tiempo la industria del pop británico... Depeche Mode están faltos de talento de una manera absolutamente cómica”.
 El estatus “asentado” del grupo, el hecho de haber madurado (ya tenían todos entre 26 y 28 años) les hizo replantearse cuestiones no sólo de índole artístico. En una entrevista reciente Dave comentaba que al principio de su carrera estaban convencidos de que la promoción era fantástica, cuantas más veces apareciera en grupo en revistas más fácil era darse a conocer y vender discos.
 “Pero a partir del 86 nos dimos cuenta -comentaba Dave- de que no era necesario que hablaran de tí constantemente; a veces es mejor aparecer en una solo revista, estando seguro de que lo que escriben es lo que tú has dicho. La prensa británica ha sido siempre muy dura con nosotros. Siempre tenemos que estar justificándonos ante la prensa en Gran Bretaña y eso, sinceramente, nos llega a ofender”.
 En otra entrevista mantenida en el año 91, Andy comentaba a la autora de este libro que el problema de la crítica con ellos era exclusivamente de edad. “Los críticos durante muchos años comentaba- han sido personas de treinta y pico o cuarenta años, criados con ritmos acústicos y los postulados del rock más clásico. Cuando nosotros aparecimos, aportando un concepto musical totalmente distinto, los periodistas que adoraban a Dylan, evidentemente se ensañaban con nosotros, no entendían nada. Ahora las cosas comienzan a cambiar porque los críticos actuales son, algunos, más jóvenes y entienden lo que hacemos. Su educación musical es similar a la nuestra y, por tanto, hablamos un lenguaje parecido, nos movemos con un “background” afín”.
 De todas formas, en el 86, cuando salió a la luz “Black Celebration” la actitud general -de prensa y público- respecto a Depeche cambió radicalmente; las estridencias de su etapa anterior quedaron absolutamente olvidadas, para echar un vistazo a letras menos optimistas y, seguramente, bastante más acordes con los sentimientos íntimos de su público. “Celebrar el hecho/ de que hemos mirado hacia atrás/ y ha pasado otro día negro” era el ejemplo de una de las letras del nuevo disco, un trabajo del que Alan decía que era “simplemente realista; no creo que resulte pesimista”. Las alusiones al sexo “peligroso”, a la necesidad de cambiar el mundo y hacer pensar a la gente se difuminaban en el pasado; con “Black Celebration” Depeche buscaban la sobriedad. Incluso el guardarropa “festivo” comenzó a mutarse en uno prácticamente existencialista, (donde el negro, por supuesto, continuaba siendo imprescindible). Martin y compañía se volvían cada vez más escépticos y reconocían que, a la vista de los resultados, no tenían ningún interés en cambiar un ápice del mundo. “No pretendo -declaraba Martin- que la gente cambie su vida al oír las canciones de “Black Celebration”. La música no puede cambiar la opinión de nadie. El público, simplemente, busca canciones que coincidan con su forma de pensar e intenta reforzar esas ideas”.
 MUSICA PARA TODOS LOS PUBLICOS
 Después de una gira agotadora, en la que llenaron estadios y recorrieron buena parte de la costa Oeste de Estados Unidos con un éxito bastante aceptable, Depeche Mode, una vez instalados en la cumbre, deciden lanzar un disco, con un título absolutamente irónico: “Music for the Masses”. Un nombre que, de nuevo, como venía siendo costumbre a lo largo de su carrera, tuvieron que explicar a un público que se lo tomaba al pie de la letra. “Para muchos -comentaba Dave- “Music for the Masses” era un título arrogante; se preguntaban cómo podíamos tener la petulancia de dar un título así cuando estábamos en el culmen de nuestro éxito, pero era una broma absoluta, porque, entre otras cosas, nos dábamos cuenta de que por mucha popularidad que tuvieramos jamás penetraríamos en el público masivo por excelencia”. Para algunos el título iba más allá y era una alusión descarada a la incapacidad del grupo para entrar en el mercado americano por la puerta grande. Allí les repetían una y otra vez que su música no era suficientemente comercial, que no era “masiva” y por esa razón Depeche Mode eligió este orweliano título.
 Pero, en el fondo, “Music for the Masses” era un nombre premonitorio. Un disco de ruptura, en el que incluso la carátula daba pie a entender un paso adelante en la historia del grupo. Atrás quedaba la suavidad casi romática del cisne envuelto en papel celofán de “Speak and Spell”, la trabajadora del campo de “A Broken Frame” -símbolo de las ideas del comunismo preindustrial que invadiría sus mentes en el siguiente trabajo-; el trabajador del metal, martillo en mano, que ocupaba, sudoroso, la portada de “Construction time again”, como representación del embadur-namiento absoluto en los ideales socialistas -reflejado en las letras- o la oscuridad urbana -resaca de la lujuria de “Some Great Reward”- de “Black Celebration”. Ahora un paspartú blanco rodea a unos altavoces de campo de futbol, desde los que, se supone, sale la música de Depeche Mode, un grupo que a partir de la edición de este disco (1987) empezó a vivir durante al menos seis meses al año, en estadios y recintos inmensos, imprescindibles para llegar a las masas.
 Una producción ampulosa, letras no demasiado ofensivas y un equilibrio casi perfecto entre la espectacularidad y la belleza introspectiva convirtieron a “Music for the Masses” en un disco digno de su nombre. El pasaporte para entrar de lleno en los Estados Unidos (fue el primer trabajo de Depeche Mode que entraba directamente en las listas de Top 40) y una máquina magníficamente engrasada para conseguir que en los dos años siguientes Depeche Mode se convirtieran en los amos de los Estadios de Norteamérica; sólo en 1988 tocaron para más de un millón de americanos; pasando en unos meses de actuar en pubs bastante reducidos a llenar los mismos recintos en los que unas semanas antes había actuado Springsteen o el Michael Jackson de turno. Un paso gigantesco, no solo para el curriculum del grupo, que demostraba, por primera vez en mucho tiempo, que las bandas electrónicas también podían llenar estadios. Las guitarras dejaban de ser el instrumento del rock masivo por excelencia y las percusiones electrónicas, los teclados y los disparos del sampler se convertían en una estética nueva, pero perfectamente asimilable por los consumidores medios de rock en vivo.
 101 GOLPES
 Con la energía en las venas y la seguridad de que aquello era imparable, los músicos que al principio de su carrera reconocían que donde mejor se lo pasaban era en el estudio de grabación, buscando nuevos sonidos, sampleando otros recogidos en los sitios más extraños y haciendo un poco el loco para conseguir el efecto adecuado en el momento justo de una canción determinada, ahora, en la recta final del 80, comenzaban a tomarle el gusto a las relaciones en directo, al contacto cara a cara con el público y se aficionaban a la endorfina que sus glándulas segregaban cada vez que 50.000 personas coreaban al unísono esos temas que ellos, como alquimistas, habían hecho nacer en su laboratorio musical.
 Las vibraciones de 72.000 personas, reunidas en el Rosebowl de Pasadena, fueron las culpables de la edición de 101, un documental-película que muestra parte de la gira americana de “Music for the Masses”, demuestra la capacidad de provocar histerias de la banda británica y que tuvo como complemento un disco en directo, en el que se compilan los grandes éxitos del grupo.
 D.A. Pennebaker fue el encargado de grabar las imágenes del histórico documental que sirve no sólo para ver cómo un grupo electrónico remueve las vísceras del público, sin necesidad de recurrir a solos de guitarra o a virtuosismos rockeros, si no que también muestra el “making of” de los espectáculos de Depeche, las anécdotas del “backstage” y las gracias de los otrora adolescentes de Basildon que, en pleno 89, estaban a punto de entrar en la treintena. El hecho de elegir a Pennebaker para que rodara el “rockumental” parecía un hecho surrealista. ¿Por qué los reyes del pop electrónico, los enemigos de la tradición rockera de los sesenta elegían para su particular precedente de “En la cama con Madonna” a un hippie de los sesenta, autor del documental de Dylan “Don't look me back”? La razón era muy sencilla: “Pennebacker era, sin duda el que mejor conocía el funcionamiento de lo que es un documental de un concierto. Nosotros habíamos visto el trabajo que había hecho con Dylan y, aunque no tuviera nada que ver con lo que hacemos, el concepto, las imágenes, eran exactamente lo que teníamos en mente”.
 La gran sorpresa se la llevó Pennebaker cuando Depeche le llamaron para ver si quería ocuparse del rodaje de 101. “Cuando me llamaron -declaró a la revista Time- lo primero que hice fue telefonear a mis hijos y preguntarles:”¿Quién demonios son esos Depeche Mode?” Cuando fui a ver uno de sus conciertos de lo que me di cuenta fue de la extraordinaria conexión que podía verse entre una audiencia de clase media americana y un grupo salido de la clase trabajadora británica, que en el fondo, no tenían nada en común. Si lo pensabas racionalmente no había ni un solo punto en el que coincidieran, pero aquello era algo abstracto, una necesidad devocional. De hecho, pienso que el público de Depeche Mode en los 80 era muy parecido al de Dylan en los 60”.
 El disco y el vídeo de 101 salieron a la venta el mes de marzo de 1989. En esa época, después del enorme éxito americano, del cambio en sus costumbres y unas declaraciones reposadas, exentas del ansia de provocación de sus primeros tiempos, Depeche Mode comenzó a disfrutar del respeto que en otros tiempos les había costado obtener. En 101 los miembros del grupo aparecían como gente sencilla, bromista, con ganas de juerga después de los conciertos y profesional en las horas previas a subir al escenario. Las camisetas de “marine”, los vaqueros y las botas camperas les conferían un aspecto aseado, absolutamente normal, bastante alejado de la perversión indumentaria de otras épocas.
 Incluso los fans, parte esencial de 101, admitían que Depeche es una banda absolutamente accesible. “Son muy simpáticos, muy normales, aunque Martin es un poco tímido, pero en cuanto se rompe el hielo, es encantador”. Y ellos, los admiradores de Depeche Mode, pudieron ver, como parte del reparto de 101 algunas de las facetas (por supuesto, seleccionadas) de la aparente intimidad de la banda.
 Para conseguir el ansiado puesto en la película se reunieron cientos de fans de toda norteamérica, dispuestos a casi todo con tal de estar cerca de los Depeche. El método de selección era la capacidad para el baile y la fotogenia. Los fans tenían que bailar durante un rato y después contarle a la cámara porqué les gustaba Depeche Mode. “No valía decir -confiesa una de las seleccionadas al fanzine oficial del grupoque te gustaban por lo bien que les sentaban los pantalones de cuero o lo bueno que estaba Dave Gahan, había que decir algo serio, inteligente”. Una vez pasada la prueba, los seleccionados se montaban en autobuses y se disponían a formar parte de la gira. Veían durante diez días todos los conciertos, asistían a las fiestas en el “backstage” posteriores al recital y, de vez en cuando, tenían encuentros casuales con los miembros del grupo. “En nuestro autobús hicimos una fiesta después de un concierto y vino Martin a donde nosotros estábamos; dijo, vamos a tomar un chupito de tequila, yo me tomé tres y acabé absolutamente borracha, me puse malísima”.
 Pero durante el año y pico de la gira de “Music for the Masses” el grupo no se dedicó sólo a conquistar América. En Europa también concedieron conciertos, en casi todas las capitales; recitales que les llevaron incluso a algunos países del este, como Praga, donde estuvieron en el 88. Una actuación que, según se publica en el fanzine del grupo, Bong, fue el primero que un grupo occidental ofrecía en ese país. A partir de ahí los fans checoslovacos de la banda fueron aumentando y en el 90, tras la caída del comunismo, el club de fans del país había reclutado a 3.500 fans. Un año después Mute abriría oficinas en aquel país.
 También en la época en la que se editaron el disco y el vídeo de 101 la explosión de la música house y la vuelta al “techno” de Detroit invadía las pistas de baile, los cerebros de la juventud ávida de nuevos movimientos e incluso la mente de los grupo más tradicionalista, prácticamente inmovilistas, que dejaban en manos de DJs sus canciones rockeras para que las transformaran en maxis bailables, que no desentonaran con el resto de los que hacían vender discos en las discotecas.
2017-06-30: Photobucket has disabled external image hosting, all scans will have to be re-uploaded on another site.

Offline Angelinda

  • Assistant
  • Damaged People
  • ****
  • Posts: 13110
  • Gender: Female
Re: 1997: Ultra
« Reply #22 on: 06 May 2012 - 01:00:24 »
[Continued from the post above:]

 ¿PADRES DEL HOUSE?
 Para muchos, como se ha apuntado antes en este libro, Depeche Mode eran los padres de la música house y Kraftwerk los abuelos. Aunque Depeche reniegen de esos lazos familiares y aseguren que su vida jamás ha dependido de los grupos electrónicos de la primera generación, lo cierto es que en el año de despedida de los ochenta, Depeche se interesaban cada vez más por los entresijos de la “house music” y de la “Electronic Body Music” europea. De todas formas da la impresión de que la conexión entre Depeche Mode y todos estos tipos de música de discoteca está más, la mayoría de las veces, en la mente de sus fans o de la crítica que en la del grupo en sí. En un artículo aparecido en la revista The Face John McCready habla de una visita del grupo a Detroit (la cuna de la música house) y en él se observa lo importante que resulta la banda para la mayoría de los grandes nombres de la movida musical de la ciudad y la ignorancia absoluta, por parte del grupo, de buena parte de los postulados de esta música que dice haber bebido de las fuentes de los de Basildon. Kevin Saunderson, el compositor de la mayoría de las canciones de Inner City reconoce que cuando era DJ pinchaba sin parar los discos del grupo.
 “Solía poner las canciones de Depeche -reconoce- antes de que supiera quiénes eran. En esa época su música era muy caliente, especialmente discos como “Strange love”. Nosotros estamos muy influenciados por su sonido. Es auténticamente música de baile progresiva, tiene ese toque tan europeo, tan limpio... te hace bailar en cuanto lo oyes”.
 Por otra parte, el mítico Derrick May, uno de los grandes artífices del “techno de Detroit”, no tiene más que alabanzas para con el grupo. “Depeche Mode han creado escuela. En América son capaces de gustar casi a cualquiera, desde un chico como yo, que soy un adicto a la música de baile más dura, a la muchedumbre que llena los estadios de fútbol. Están de acuerdo con su tiempo, imprimen el sonido adecuado a sus sintetizadores y además, no pueden evitarlo”.
 A Depeche Mode, on el fondo, lodo eso les hacía gracia y, puesto, les parecía magnífico. El auge de la música house, la ascensión laboral de los DJ y el respeto absoluto por la electrónica musical que pocos años antes había estado completamente desprestigiada favorece los propósitos de la banda aunque, sin poder evitarlo, en el fondo les hace gracia que, de pronto, lo elecrónico sea lo último.
 “Hace un par de años -declaraba Andy Fletcher a la revista The Faceen una entrevista nos preguntaron que cómo nos sentíamos haciendo música tan anticuada. Eso fue antes de la explosión del house -una época realmente oscura para la música electrónica-. Era un tiempo en el que “electrónico” era una palabra sucia, casi tabú. A la gente le dio por hablar de guitarras y de sonidos acústicos.
 Aquello era como preguntarnos: “como os sentís estando acabados”. Dave estuvo a punto de asesinar al periodista”.
 ROSA ROJA SOBRE FONDO NEGRO
 Tras otra meta conseguida, cumpliendo la máxima de David Miller al principio de la carrera del grupo, que decía: “Primero no puedes creerte que estés dentro del Top 70, después te resulta increíble haber entrado dentro de los 20 primeros; más tarde no puedes creer que hayas llegado a número uno en Inglaterra y después te parece casi normal ser disco de platino en varios países del mundo”, Depeche Mode comenzaban la nueva década con una responsabilidad para acabar con la paciencia de cualquiera. “Con “Violator” nos sentimos como si estuvieramos empezando de nuevo. Siempre hemos pretendido que este disco fuera muy directo, casi minimalista -hasta donde Depeche Mode pueda serlo-. Ya sé -confesaba Martin- puede resultar pretencioso, pero considero que “Violator” es un disco muy maduro, sólido, un Lp. sin adornos. Después de esto la gente nos considerará un grupo auténtico. Eso me gusta. Quién sabe lo que puede pasar después de este disco”. El concepto de volver a empezar, regresar a las raíces y dar pinceradas, aunque sólo fuera de pasada, a los temas que les pusieron en el candelero unos cuantos años atriás estaán más que presentes en “violator” (1990) un disco oscuro, más cercno a “black Celebration” que a “Music for the masses”, por pner un ejemplo, y en el que, una vez instalados en el Olympo, Depeche Mode podían hacer exactamente lo que les apetecía. El primer single de disco, “Personal Jesus” fue en éxito absoluto en todo el mundo. En EEUU llegó a número uno (algo que sólo habían conseguido con “People are People”) y con él tuvieron, por primera vez en su carrera un disco de oro en norteamérica pero, continuando con la saga de “escándalos” iniciada con “Some Great Reward”, “Personal Jesus” tuvo que obligarles a volver a verse las caras con la censura británica. La culpa la tuvo la promoción previa al lanzamiento del disco; en una serie de anuncios de prensa y vallas publicitarias una frase: “si llamas a este número de teléfono tendrás un Jesús muy particular”, invitaba sin más a que el público oyera un adelanto del single, pero la censura vio implicaciones blasfemas y la creatividad publicitaria se fue al traste.
 Con “violator”, estos músicos que al principio de su carrera confesaban no acabar de entender porqué sus discos tenían tanto éxito en las discotecas, si a ellos no les gustaba en absoluto acudir ellas, el status de grandes gurú de la música de baile se confirmó más que nunca. Los remixes de “Enjoy the silence” y “Personal Jesus” invadian las discotecas de todo el mundo. E incluso los her méticos “Warepartys” y los templos del rave más radical, de vez en cuando, hacían un guiño a las raíces y desempolvaban discos de Depeche.
 Cuando el Lp salió la calle el grupo no estaba muy seguro de la dirección a tomar. Se produjo una crisis existencial (parecida, pero menos grave que la del 85), en la que la banda se replanteó su vida. “Llega un momento -declaraba en el 90 un Dave Gahan entonces felizmente casado y padre de un niño- en el que comienzas a plantearte cuánto de tu vida le has dado al grupo. Yo espero que si seguimos con esto dentro de cinco o diez años, que podamos continuar ofreciendo nuevas cosas al público. Me pregunto si manteniendo este ritmo, tour tras tour, disco tras disco, dentro de un tiempo continuaremos siendo tan creativos... Creo que de ahora en adelante vamos a intentar frenar un poco; hacer giras menos largas, distanciar más la edición de los discos. Con el tiempo nos hemos dado cuenta -y podemos permitirnos el lujode que los discos hay que hacerlos cuando uno está preparado para ello y no cuando el mercado lo reclama”. Pese al ansia de tranquilidad y con la conciencia tranquila, después de saber que casi todo el deber estaba ya tranquilo, Depeche Mode se embarcaron en una gira casi suicida para dar a conocer “Violator”. Jonathan Roberts, uno de los técnicos del tour explica en el fanzine Bong los entresijos de un espectáculo magnífico (en el que eran teloneados por Electribe 101) que él califica de “pesadilla técnica”.
 “Cuando vas a ver a Depeche Mode en concierto, ¿qué es lo que oyes?: un cantante, tres sintetizadores y una caja de ritmos... eso es más o menos cierto; porque lo que escuchas realmente es el resultado de un montón de meses de trabajo. Todos los efectos que Depeche incluyen en el disco serían imposibles de llevar en una gira mundial, así que lo que se hace con ellos es samplearlos (en el caso de este grupo, con el sampler E-Max II turbo) y se van disparando a medida que se necesitan. En la gira de “World Violation” hay dos sintetizadores delante de cada músico, pero sólo se usa uno; el otro está perfectamente sincronizado para que si falla el primero no ocurra nada. Martin y Andy también tocan a lo largo del concierto percusiones electrónicas, que también están dentro del programa del sampler. Con estas percusiones el grupo tiene la posibilidad de mostrar una puesta en escena más dramática, especialmente en canciones como “Master and Servant” o “Everything Counts”. Alan también toca la percusión en esta gira y se le ha construído un aparato especial para que además de poder disparar los sonidos de batería desde su sintetizador, que pueda golpear las percusiones electrónicas y que el efecto suene. Con la caja de ritmos hacemos lo mismo que con los sintetizadores; hay dos perfectamente sincronizadas, gracias al computador general, y si una falla, la otra continúa perfectamente. Si preparas un concierto para 50.000 personas no puedes permitirte el lujo de que todo se venga abajo porque una caja de ritmos se estropea”.
 Después de la gira, grabación de los vídeos del disco con Anton Corbijn (el de “Personal Jesus” estaba hecho en Almería) y la edición de un libro de fotos, con el grupo en Andalucía, Estambul y otros países que visitaron durante la gira, Depeche Mode se dedicó a actividades paralelas, como la de intervenir en la banda sonora de “Hasta el Fin del Mundo”, de Wim Wenders; participar en el disco de Nitzer Ebb, celebrar el 30 cumpleaños de Martin y Andy (que también por esas fechas tuvieron sendos hijos) con un fiesta loca, en la que Gore interpretó, junto a Wayne Hussey de The Mission, canciones del glam de los 70, como “Hello Hello, I'm back again”, de Gary Glitter; “Dancing Queen”, de Abba o “20th Century Boy” de T Rex; Martin y Alan continuaron con sus proyectos en solitario; Martin Gore y Recoil, respectivamente; Andy -el cerebro cabal del grupo- se dedicó a asegurar su vejez, abriendo un restuarante en Londres y Dave dio un vuelco total a su existencia, se separó de su mujer y volvió a casarse con una norteamericana, al parecer, conectada con el mundo de la industria discográfica.
 UN CAMBIO VITAL
 Todo esto, en dos años, el tiempo transcurrido desde el final de la gira de “Violator” y el principio del 92, un año exclusivamente consagrado a “Songs of faith and Devotion”, el séptimo disco del grupo en estudio, que salió a la luz en Abril del 93.
 Los gustos ocultos de Martin y Dave, su pasión por los Stones, Elvis y el rock más guitarrero, absolutamente opuesto a lo que ellos han simbolizado durante años, se resume en este disco distinto, un salto hacia el lado salvaje, dentro de la carrera de Depeche Mode, que parece resumir las transformaciones vitales que han sufrido los miembros del grupo durante el periodo de vacaciones. “Este ha sido -declaraba Wilder a la revista Vox- un disco realmente difícil, no cabe duda de ello. Es el resultado de nuestras actividades en solitario. Nos hemos tomado un respiro entre nosotros; llevábamos mucho tiempo juntos y en este par de años nos hemos desintoxicado; tuvimos hijos, viajamos... todos hemos vuelto con una visión distinta del grupo, de lo que es en sí y lo que significa para cada uno. Nuestras relaciones se han solidificado de nuevo; durante los últimos tiempos había roces entre nosotros, estábamos un poco hartos de todo y ahora hemos vuelto con más energía”.
 En este disco, con el que confiesan haberse preocupado más por la puesta en escena, componiendo canciones en las que “Alan toque más la batería en directo, Martin las guitarras y los arreglos puedan reproducirse en vivo”, las obsesiones de Martin continúan presentes. Especialmente el tema religioso, que además de pesar sobre el título del Lp -”para el nombre del disco queríamos algo con connotaciones religiosas, pero a la vez ambiguo. “Songs of Faith and Devotion” (Canciones de Fe y Devoción) sonaba muy devoto; pero al mismo tiempo, uno podía preguntarse: ¿fe en qué, devoción a qué?”- impregna canciones como “Condemnation” o “One Caress”, en la que hay frases como: “Debo creer que el pecado me hará un hombre mejor”.
 Quizá sea en el contenido, en lo ambigüo y obsesivo de las letras, en lo único que Depeche Mode han conservado la semilla original. El sonido de este disco, grabado a medio camino entre Madrid, Londres y Hamburgo, supone una ruptura con muchas de sus normas anteriores y especialmente la parte técnica, de la que se han ocupado el productor, Flood (que ya trabajó con ellos en Violator) y Alan, ha sufrido una trasformación considerable. “Reconozco -dice Alan- que hemos intentado que Dave diese lo mejor de él. Tratamos que cantara más alto de lo normal, elevando el registro de la voz o que no usara cascos para que sonara absolutamente distinto a cualquier cosa que se haya hecho hasta ahora”.
 Dave reconoce estar satisfecho con el resultado, pero es que además, a raíz de su separación y su nuevo matrimonio, confesaba nada más salir a la luz “Songs of Faith and Devotion”, que había descubierto que su auténtica vida era el grupo. “A veces te pierdes -declaraba un Dave con un aspecto absolutamente cambiado, melena a lo “grunge”, barba, tatuajes, patillas y más delgado que nunca- y no te das cuenta de qué es lo que realmente te hace sentir bien. Yo pasé una época difícil dentro del grupo; las giras continuas, estar fuera de casa y ese tipo de cosas te descontrolan.
 Ahora, después de separarme y de sentirme realmente mal durante mucho tiempo porque he vuelto a hacer con mi hijo lo que mi padre hizo conmigo cuando era pequeño: abandonarle, me doy cuenta de que la música es muy importante para mí. Por primera vez en muchos años sé qué es realmente lo que quiero”.
 Los papeles ya estaban repartidos y la energía, al parecer, más enervada que nunca. Hasta aquí la historia del conjunto, en adelante, la vida de cada elemento.
 MARTIN Gore, LA CABEZA
 El papel de Martin Gore en Depeche Mode ha sido, desde el principio difícil. El fue uno de “los tres de Basildon”, de los miembros fundadores, que tuvo que idear, de la nada, la estructura de una banda que en poco tiempo llegaría al éxito. Nacido en 1961, cuando comenzó en el grupo tenía sólo 19 años y dedicaba la mayor parte del día a jugar al cricket en el equipo del colegio St Nicholas, de Southern (donde era compañero de Andy), oír a Sparks y Roxy Music.
 Lo de vivir en Basildon fue para Martin una casualidad, que le costaría la dirección de su futuro profesional. El nació en Londres, pero trasladaron a su padre a la fábrica de Ford (donde su madre trabajaba como telefonista) de la ciudad germen de Depeche. Según ha declarado el propio Martin en alguna entrevista, de pequeño era una auténtica pesadilla, “cuando cumplí cinco años más o menos me dio por pegar a todos los niños que veía, mis padres estaban desesperados, pero el colmo llegó un día en el que mi madre me pilló dándole en la cabeza a un niño con un ladrillo, mi padre no me regañó, se limitó a explicarme que podía haberle matado y que eso no estaba bien, a partir de ahí, no sé porqué dejé de pegar a los demás y me convertí en un niño muy tranquilo”.
 Además de los partidos de cricket y las clases de francés, lo que más le gustaba a Martin era el alemán. Una preferencia infantil que volvería a reproducirse unos años más tarde, como un círculo freudiano, cuando en el 84, Martin decidió irse solo a Berlín a componer “Some Great Reward”, el disco con más carga morbosa y el principio de una corta época de locura y estravagancias, por la que Gore tendría que estar pagando el resto de su vida. Pero el amor al alemán no tenía aún las implicaciones que vendrían diez o doce años después; lo que a Martin le gustaba no era el aire underground del Berlín mítico, ni tan siquiera las declinaciones del complicado idioma, lo que a él le atraía eran los viajes de intercambio que se hacían con el colegio, gracias a los cuales él pasaba un par de meses de verano en un pueblo alemán: Schleswig-Holstein. “Allí -declararía con los años- estaba algunas semanas en una granja. La vida en el campo, en pequeñas dosis, es divertida y yo me lo pasaba muy bien ordeñando las vacas”.
 Más adelante, a los 12 o 13 años, fue cuando dejó la vacas a un lado y comenzó su interés por lo que constituiría su vida durante los próximos años. La revista para quinceañeros “Disco 45” fue la auténtica culpable de que a Martin le picara el gusano del pop. “Era un adicto a esa revista, la coleccionaba y me sabía las letras de todas las canciones que ellos publicaban. Tengo una memoria espantosa, pero para eso es increíble; aún puedo recitar algunas de esas letras”.
 Lo siguiente fue encontrarse con una guitarra, aprender algunos acordes y componer canciones de las que ahora quizá se averguence, pero que fueron un magnífico entrenamiento para tan sólo seis años después.
 Pero Gary Glitter y toda la parafernalia del “glam rock” fueron los que realmente hicieron que Gore pensara seriamente en convertirse en una estrella del rock. La versión de Glitter de la canción “Baby Please don't go” fue la que le decidió definitivamente. “Recuerdo que me encantaba ese tema y mi ídolo auténtico era Gary Glitter. Me pasaba horas delante del espejo imitando sus posturas, fue uno de mis maestros”. Con el tiempo, al parecer, sus gustos se refinaron y la elegancia de Brian Ferry sustituyó la estridencia -de la que con el tiempo le quedaría bastante a Gore- de Glitter. Pero cuando llegó la hora de dejar el colegio -”algo que no me gustaba en absoluto, porque allí me sentía muy seguro”- y pensar en ser un hombre de provecho, la música no entraba dentro de los planes de Martin. Encontrar trabajo en esa época no era muy fácil y menos en el área que él pretendía. “Los idiomas han sido siempre mi fuerte, en el colegio me gradué en francés y alemán y lo que yo pretendía era trabajar en algo relacionado con ello; haciendo traducciones, en una agencia de viajes... pero era casi imposible”. Aunque él continuaba componiendo canciones, por las que incluso le pagaban el dinero suficiente como para comprarse un sintetizador (un Yamaha 5), que le costó 200 Libras (unas cuarenta mil pesetas), el sentido práctico se cruzó en su camino y comenzó a trabajar en el banco NatWest, donde duró un año y medio.
 Por esa época fue cuando se unió con Vince (que era vecino suyo) y Andy, al que conócía del colegio y de sus actividades en un grupo católico juvenil, la Brigada de los Chicos -”una asociación en la que Andy y Vince estaban metidos hasta el cuello, pero en la que yo era un mero espectador; allí debían pensar que iban a conseguir mi salvación, pero yo veía todo aquello con bastante escepticismo”-, para formar Composition of Sound. La historia de esos comienzos musicales está explicada en las primeras páginas del libro, pero lo que aquí importa es el papel de Martin en todo esto. La capacidad musical de Vìnce, su rapidez trabajando y el auténtico espíritu de líder que siempre le ha caracterizado, mantuvieron durante bastante tiempo en la sombra al tímido Martin que no acababa de estar seguro de la calidad de sus composiciones. El primer disco de Depeche Mode como tales, “Speak and Spell” estaba casi íntegramente compuesto por Vince, aunque Martin aportaba un par de canciones, “Tora Tora Tora” y “Big Muff”, que serían un adelanto del espíritu futuro del grupo.
 Tras la marcha definitiva de Vince, la banda además de quedarse sin líder, sin el apoyo al que estaban acostumbrados, perdían (aparentemente) al compositor y razón de su éxito. La inconsciencia de la juventud, el deseo de riesgo y, eso sí, la confianza ciega de Daniel Miller en el grupo hizo que Martin se pusiera al frente de todo y compusiera en un tiempo record lo que sería su segundo album (y, lógicamente, el más flojo de su carrera). A partir de ahí (1982), un Martin Gore de 21 años tomaba las riendas de la banda y sería el que, en adelante, dirigiría las diversas tendencias por las que pasó el grupo. De forma descarada, hasta la edición de 101, que es cuando la figura de Dave Ganan comienza a convertirse en abanderado del grupo, Martin Gore siempre llevó hasta el último extremo la ideologia de cada momento de Depeche Mode. Lo más significativo y de lo que, en el 93, como padre recién estrenado, confiesa que se arrepiente es de su época de estética sadomasoquista, en la que el cuero, las fustas, las cadenas, el maquillaje y las faldas formaron parte de su guardarropía habitual. “Ahora sí empiezo a arrepentirme en parte de esas locuras de juventud. Me pregunto qué voy a decirle a mi hijo cuando sea mayor y vea las fotos mías de esa época...”. Puntos originales en la historia del grupo, consecuencias de la borrachera del éxito temprano, que con el tiempo se han ido diluyendo, construyendo un Martin mucho más cabal, diáfano, muy seguro de las normas que deben regir la vida de la banda. El sexo, “un tema que aparece en el 70% de nuestras canciones porque me parece algo muy importante, que rige la vida de todo el mundo” y la religión, “quizá por mi formación religiosa de la infancia tengo esa obsesión por hablar de temas relacionados con la religión e incluso en algunas de las canciones se respira un aire claramente gospel”, son las dos bases esenciales -una vez pasado el sarampión del compromiso político de “Construction time Again”- de la mente de Martin o lo que es lo mismo, del alma de Depeche.
 En sus escapadas en solitario, que hasta el momento de escribirse este libro (año 1993) sólo han tenido un disco como resultado, “Counterfeit EP”, Martin deja a un lado, sin embargo, sus obsesiones más profundas y prefiere pasar un rato versioneando algunas de sus canciones favoritas, entre ellas, “Smile in the Crowd” de Durutti Column, “Gone” de Comsat Angels o “In a Manner of Speaking” de Tuxedo-moon (según el propio Martin, su favorita).
 DAVE Gahan, LA VOZ
 Aunque él no pertenece al gérmen inicial y pasó poco tiempo las penurias de Composition Of Sound, el papel de Dave Gahan en Depeche Mode fue, desde el primer día, esencial para el desarrollo del grupo. Empezando por que fue él quien decidió el nombre definitivo de la banda y terminando por el hecho de que gracias a él Vince Clarke consiguió desprenderse de algunas de las responsabilidades que le agobiaban (dar la cara en las actuaciones y tener que cantar los temas que él mismo componía), la incorporación de Dave a la banda le daba un aire nuevo y, seguramente, conseguía que los tres “boy-scouts” formales olieran más de cerca el hedor de la realidad.
 La entrada de Dave en el grupo se ha convertido en una anécdota casi mítica. Composition of Sound buscaban un cantante y en vez de poner el típico anuncio en el Melody Maker (algo que les daría muy buen resultado más adelante, a la hora de fichar a Alan), esperaron a que la montaña llegara a Mahoma. Los pedruscos no tardaron en llegar; mientras esperaban para ensayar en uno de los locales que cedía el ayuntamiento, oyeron en la sala contigua al cantante de un grupo, que interpretaba el “Heroes” de Bowie; a Vince le gustó su voz, se acercó a donde estaba y le “contrató” allí mismo. Con el tiempo Dave aseguraría que Vince no le metió en el grupo por su magnífica voz. “Estoy seguro de que a Vince le pareció bien que entrara en el grupo por la pinta que llevaba; mi niki de Mark and Spencer, los pantalones perfectamente planchados...”.
 Pero tras la apariencia de chico aplicado, se escondía un pasado bastante conflictivo. Dave nació en Chigwell aunque, como el resto de sus compañeros, cuando era pequeño su familia se trasladó a Basildon. Los padres de Dave se separaron cuando él era un niño y su madre decidió trasladarse a Basildon con Dave y sus hermanos. El divorcio de sus padres, al parecer, marcó profundamente a Gahan, que tiempo después, con treinta años cumplidos, afirmaría que lo que más sentía de separarse de su mujer (en el año 92) y casarse de nuevo era el sentimiento de que estaba haciendo con su hijo lo mismo que su padre hizo con él, “aunque -declararía a la revista Vox- en el fondo pienso que no es igual, porque yo veo a mi hijo todo el tiempo que puedo, en eso se ha portado muy bien mi ex-mujer, hablo con sus profesores, juego con él e intento que sepa siempre que estoy para lo que él quiera”.
 La madre de Dave se casó de nuevo, cuando él era aún un niño y para Dave su “auténtico” padre sería su padrastro (su auténtico padre murió cuando él tenía siete años). De hecho, Gahan no es su verdadero nombre; es el del segundo marido de su madre.
 Dave, realmente, tiene sangre asiática y no irlandesa, como denota Gahan, los antepasados de su padre biològico eran malayos. Quizá por esa infancia atípica, por carácter o por simple aburrimiento, Dave tuvo algunos tuvo un carácter bastante rebelde durante su adolescencia. “Me encantaba poner a tope el motor de la moto, derrapar por la carretera y conseguir que la policía fuera detrás de mí. La sensación de estar escondido detrás de una valla para que los polis no te pillaran era realmente excitante”. Una juventud que no tenía nada que ver con la Brigada de los Chicos a la que habían pertenecido Vince, Andy y Martin pero que quizá aportó algo de pimienta a la “respetabilidad” del grupo. Antes de dedicarse a la canción, Dave pasó por un montón de trabajos para sobrevivir, a los que tuvo que dedicarse al terminar el colegio; fue limpiador en un supermercado, chico de los recados en una compañía de gas, lavó platos... En esa época de los primeros trabajos transcurría el año 77, la explosión del punk estaba en pleno apogeo y Dave se dedicaba a divertirse. John Lydon (de los Sex Pistols) y George O'Dowd (de Culture Club) solían ir en esa época por Southend, donde él vivía y formaban una pandilla divertida, pero un poco “escandalosa” para las normas de la época. “Toda esa gente nos reuníamos los fines de semana. Salíamos el viernes de casa, nos íbamos a Londres, pasábamos la noche en alguna fiesta y al día siguiente cogíamos el primer tren de la mañana, de vuelta a casa. Pero en seguida me aburrí de todo eso”. Experiencias distintas, un pasado que contar, para el muimbro de Depeche que siempre se ha encargado de aportar la vertiente “dura” a la banda. De vez en cuando ha dejado salir su pasado underground, reflejado en los tatuajes de la época de “Violator” o “Songs for Faith and Devotion”, el amor por las motos o el aspecto decididamente “macarra” de su “renacimiento” en el grupo, a raíz de la publicación de “Songs of Faith and Devotion”.
 El papel de Dave en Depeche Mode se vio ensombrecido durante algunos años -teniendo en cuenta el supuesto protagonismo que, por obligación, deben tener los cantantes en los grupos- por la presencia de Martin. La afición de Gore por la indumentaria escandalosa y las declaraciones no demasiado recatadas y su papel como compositor de los temas dejaba casi siempre a Dave en un papel insignificante, casi como un músico de sesión que se limitaba a cantar lo que Martin componía. A raíz del éxito masivo y su introducción en el mercado americano, las cosas cambiaron y Dave, como cantante del grupo, acaparó el protagonismo. Un Dave adicto a los pantalones vaqueros y las camisetas a lo Brando, sin ningún resto de la ambigüedad que le persiguió durante la primera época y auténtica carne de deseo para el público americano (que no admite ídolos indefinidos) y, de paso, para el europeo. A partir de ahí la línea estética del grupo la ha regido Dave que, aunque no participa en la composición de los temas, ni es un elemento clave en la producción del disco, da voz e imagen a los sueños de Martin y los desvarios técnicos de Alan. “A veces -ha declarado Daveme gustaría componer o escribir algunas canciones pero las que hago debo reconocer que no son tan buenas como las de Martin y no voy a ofrecer algo de segunda fila al grupo. He llegado a la conclusión de que lo mejor es que me concentre en cantar, que es lo que mejor sé hacer”.
 ANDY Flecher, EL CONTABLE
 Para qué engañarnos; en Depeche Mode los protagonistas, a los que casi todos conocen, son Martin Gore y Dave Gahan, los demás miembros del grupo: Andy y Alan, pese a ser los otros dos venticinco por ciento, da la impresión de que no existen, que son músicos contratados. De todas formas, Alan, además de intervenir en algunas composiciones de la banda y producir discos de otros grupos, como Nitzer Ebb, desfoga sus gustos más radicales en Recoil, pero Andy, para algunos, ejerce de “valium” del grupo, es el peso tranquilizante, que hace volver las aguas a los cauces normales cuando Martin y Dave se desmadran más de la cuenta, además de encargarse de los temas financieros.
 Uno de los rasgos esenciales de la formación de Andy es su conexión con la Iglesia. Cuando tenía ocho años a su padre se le ocurrió que podía entrar en una asociación juvenil religiosa llamada la Brigada de los Chicos y así podría jugar al futbol, estuvo allí hasta que cumplió 18 años. Aunque, según confiesa, sus padres no son religiosos, él lo fue durante mucho tiempo; iba todos los Domingos a Misa y participaba muy activamente en todo los que organizaba la Iglesia. “Ahora -confesaría mucho tiempo despuésno soy practicante, pero todo lo que viví de pequeño queda en la sangre; Aún me siento culpable por no ir a misa los Domingos”. Para él, el escándalo que se produjo con la edición de “Blasphemous Rumours” o más tarde con el vídeo de “Personal Jesus” fue más difícil que para el resto. Aunque él comprendía que las canciones y las intenciones de las letras no tenían nada de ofensivo si se leían dos veces seguidas, el hecho de ponerse en entredicho y de que, incluso, el párroco de la iglesia a la que solía ir hiciera una crítica de “Blasphemous Rumour” le llegó más al alma que al resto, entre otras cosas, porque Martin le explicó que estaba basada en algo que ocurrió en la época en la que se conocieron, cuando Andy pretendía convertirle al catolicismo y Martin no acababa de estar muy convencido de los métodos de la Iglesia.
 Al principio de este libro, Andy (o Flecht, como le llaman coloquialmente) explicaba que ya no estaba de acuerdo con la forma de actuar de la Iglesia y que no entendía el porqué de tanto escándalo, pero también confiesa que la primera vez que Martin le tocó la canción se quedó de piedra y tuvo que analizarla para entender que aquello no era nada ofensivo.
 Los orígenes de Andy, como del resto del grupo, no vienen directamente de Basildon, aunque allí fuera donde todos se conocieran y formaran la banda. Los padres de Flecht eran de Nottingham, donde él nació, pero se trasladaron a Basildon a principio de los 60, cuando la ciudad era aún un pueblo pequeño, con algunas fábricas florecientes -como la de cigarrillos Carrere, donde trabajaba el padre de Andy- y también una enorme tasa de desempleo, como era común en la Inglaterra de aquella época. Ellos vivían en un barrio de las afueras, Southend que, en opinión de Andy, estaba muy mal diseñado: “Allí vivíamos unas 200.000 personas y no teníamos ni un solo cine. No había nada para la gente joven en Basildon y eso que la población mayoritaria no pasaba de los 25 años”.
 Pero Andy (que estaba en la misma clase que Martin y Alison Moyet en el colegio de St. Nicho-las) no perdía el tiempo; participaba -junto a Vince Clarke, que aunque ahora es un absoluto ateo, entonces era el número tres de la organización- en la sección más activa de la Brigada de los Chicos y se dedicaban a reclutar a no creyentes y organizar conciertos para jóvenes cristianos, en los que llegó a participar U2.
 En esa época (a los 16 años) y junto a Vince formó un grupo llamado No Romance in China que, según confiesa: “quería ser como The Cure; estábamos obsesionados con su disco “Imaginary Boys” y Vince intentaba cantar como Robert Smith”. Por aquellos años ellos iban a un club que se llamaba Van Gogh, un sitio en el que era bastante habitual ver a Martin Gore tocando la guitarra en su grupo Norman and the Worms o a Alison Moyet con el suyo, The Vandals. Martin, Vince y él se unieron en aquella época y empezaron a ensayar en el Woodlands Youth Club, bajo el nombre de Photografic.
 Después de incorporar a Dave al grupo y hacer un par de actuaciones Andy se dio cuenta de que la aventura del grupo iba en serio. “Yo, por entonces, trabajaba en una agencia de seguros, algo que me venía muy bien porque con el grupo no ganaba lo suficiente. En el trabajo nadie nos tomaba en serio hasta que “Dreaming of me” entró en las listas e hicimos un Top of Pops. Al día siguiente fui a la oficina y me di cuenta de que ya me veían como a un músico famoso”.
 De ahí, hasta el camino hacia lo conocido había casi un paso. Actuaciones bajo el nombre de Construction of Sound, la huida del grupo de Vince, el amigo del alma de Andy, para unirse a otra de sus amigas, Alison Moyet, y formar Yazoo; la entrada de Alan en la banda y el puesto definitivo para Andy, que por fin, pudo seguir el ejemplo de sus compañeros musicales y comprar un sintetizador, para convertirse en el miembro “oculto” del grupo... A partir de ahí su papel en Depeche Mode ha sido casi el mismo. El es el que se encarga de coordinar y del trabajo “sucio”, el de las finanzas, que el resto del grupo odia por encima de todo. El se ocupa de enterarse de cuándo se cobran los royalties, se preocupa de que las cuentas salgan bien y además, aunque no componga ningún tema en los discos, se preocupa de que las personalidades fuertes, como la de Martin y Dave no acaben con la armonía de una banda que lleva un montón de años sin alterar los elementos.
 ALAN Wilder, LA TECNICA
 De Alan Wilder puede decirse que es la parte “profesional” de Depeche Mode, su entrada en el grupo, tras la marcha de Vince Clarke, significó un paso hacia la madurez para un grupo que hasta entonces había sido una especie de reunión de amigos. Alan entró en la banda gracias a un anuncio que pusieron en el Melody Maker en el que se decía que un grupo conocido necesitaba teclista, menor de 21 años. El tenía 22, bastante experiencia en otros grupos y una opinión respecto a Depeche Mode bastante confusa: “Yo ya conocía los éxitos de “Just Can't get Enough” y “New Life”, los dos singles que sacaron antes de que Vince dejara el grupo, pero me parecía que eran muy blandos, infantiles..., aunque a la vez los consideraba impredecibles, misteriosos. Por otra parte, cuando les conocí y me dijeron que les había gustado la prueba, me parecieron simpáticos e interesantes. En aquella época pensaba que todo les iría mejor si le echaran más narices al asunto, pero por supuesto no se lo dije”.
 Después de la audición y de quedar admitido en el grupo, Alan estuvo durante unos meses simplemente como músico contratado, hacía televisiones, algún concierto, pero no colaboraba en los discos.
 Según ha declarado con el tiempo, Alan pensaba que podía contribuir con algunas ideas, pero el grupo continuaba rechazándole. “El problema en esa época -declararía Alan- era que necesitaban probarse algo a sí mismos. Ellos no querían aceptar que habían contratado a un músico para que las cosas resultaran más fáciles después de la marcha de Vince”. Con el tiempo se dejaron de prejuicios y en “Construction Time Again”, Alan, por fin, pudo participar.
 Pero el camino hasta llegar allí no fue del todo sencillo. A diferencia del resto de la banda, Alan nació en Londres, en el barrio de Acton, fue al colegio de St Clement Dane's, de Hammersmith y pasó una infancia tranquila dentro de lo que él llama “una familia de clase media, normal”. Una imposición de su padre, que de pequeño Alan detestaba: las clases de piano, sería un anticipo de lo que le esperaba unos años después. Según Alan, en su familia la música es muy importante; de hecho uno de sus hermanos trabaja acompañando al piano a cantantes clásicos y el otro da clases de música en Finlandia.
 La formación muscial ayudaría con el tiempo a un Alan adolescente, con el colegio recién terminado y que, aunque había sacado buenas notas en arte y literatura, no sabía qué giro darle a su futuro. Sus padres, ante la perspectiva de que se pasara el día en casa sin hacer nada, la obligaron a que mandara curriculums a todos los estudios de grabación de Londres, porque parecía que la técnica aplicada a la música era lo único que le interesaba. Después de muchos rechazos Alan consiguió entrar en DJM Studios, en New Oxford Street. “Era el chico de los recados y no hacía nada interesante, pero cuando los grupos terminaban de grabar solían dejar por ahí sus instrumentos y yo me dedicaba a tocar como un loco”.
 Aunque, según ha declarado, en esa época no le apasionaba la idea de formar una banda, la luz le llegó de la mano de The Dragons, un grupo de rock, sin demasiadas pretensiones, que un día pasó por el estudio y al que Alan decidió unirse, “porque me parecían muy simpáticos. Congeniamos, dejé el trabajo del que estaba harto y me fui a vivir con ellos a Bristol. Hicimos varias giras e incluso grabamos un single, del que, sinceramente, ya ni me acuerdo”. Cuando el grupo también comenzó a aburrirle, descubrió a un grupo medio de jazz-pachanga, Daphne and the Tenderspots, al que se unió, para transformarlo en una banda de New Wave, que era lo que se llevaba en la época. “Era espantoso -recuerda- todos íbamos vestidos con esas corbatas finitas de cuero y con el pelo muy corto... la verdad es que éramos terribles, pero tuvimos suerte y grabamos un single, “Disco Hell”. Lo siguiente hasta encontrar a Depeche fue un peregrinaje por varios grupo, entre ellos The Hit Men, de los que Alan no acababa de estar satisfecho.
 Su labor dentro de Depeche Mode ha sido, desde que le dejaron, muy importante, especialmente en todo lo relacionado con la grabación del disco (aunque últimamente, en la de “Violator” y “Songs of Faith and Devotion” ha intervenido más activamente que nunca). Sus años trabajando en el estudio de grabación y su pasión por la técnica le han convertido en el segundo ingeniero de sonido, el segundo productor de todos los discos de la banda. Si Martin compone, Dave da la cara, Alan se ocupa de la parte financiera, Alan es, sin duda, el que lucha con la técnica. Semanas después de terminar la grabación de “Songs of Faith and Devotion” Dave declaraba: “Con Alan en el grupo, el resto no tenemos que preocuparnos prácticamente por el proceso de grabación. Yo estoy perfectamente tranquilo porque sé que hay una persona, Alan, que es capaz de estar 24 horas en el estudio, hasta encontrar el sonido adecuado. El es un obseso de la perfección técnica y eso da una seguridad enorme al grupo”.
 Esa obsesión por la electrónica y por la experimentación sin límites Alan la ha volcado en Recoil, el grupo paralelo que este londinense, que también ha participado en la producción de discos de Nitzer Ebb, ha creado para desahogar todas las locuras radicales, imposibles de incluir en una banda mayoritaria como Depeche Mode. Sonidos ambientales, repeticiones minimalistas, samplers de ruidos cotidianos y ya, al final, en “Bloodline” (1992) alguna que otra melodía y ritmos muy cercanos a la Electronic Body Music más radical componenen el mundo de Recoil, que dio a luz su primer trabajo “1+2” en 1986, para continuar con “Hidrology” en el 88 (Estos dos discos se editaron posteriormente juntos en un compact doble).
 Algunos se preguntan porqué Alan no colabora más en la composición de los temas de Depeche, la respuesta está en Recoil y, de momento, parece que tiene bastante con aplicar la técnica sonora a las locuras que se le ocurren a Martin.
 DANIEL Miller, EL MOTOR
 Sería injusto decir que sin Daniel Miller, Depeche Mode no serían nada ahora mismo. De no haberse encontrado con él es posible que el grupo hubiera triunfado o que quizá tuvieran aún más éxito que el actual, pero lo cierto es que sin Miller Depeche Mode, sin ninguna duda, no serían lo que son ahora mismo. Si después de oír en Rough Trade la maqueta de esos chicos de Basildon, Miller hubiera seguido en sus trece, convencido de que aquello era “una porquería”, como dijo la primera vez que oyó la música de Depeche Mode, es posible que el grupo estuviera ahora mismo en una multinacional o que, como ocurrió con Human League o Spandau Ballet, a los pocos años de nacer hubieran desaparecido para siempre. La capacidad musical de Miller, su olfato para lo novedoso y su falta absoluta de prejuicios musicales consiguieron que Depeche Mode no se quedara en un grupo de quinceañeros, más o menos afín a la corriente del pop futurista, si no que evolucionaran y no se rindieran ante nada; ni siquiera ante el abandono de Clarke, el alma mater del grupo.
 La historia de Daniel Miller es parecida a la de la mayoría de los capos de las cada día más difíciles de encontrar compañías independientes. Lo que Miller quería ser desde niño era músico. El grababa sonidos en cintas, mezclaba unos con otros y siempre estaba a la última en lo que a música se refería. Uno de los grandes descubrimientos de su vida fue el de los grupos alemanes previos al punk. Y ese movimiento, el punk, parece ser que le hizo interesarse realmente por la música. “El punk daba cosas diferentes a gente distinta; para mí el sintetizador es el instrumento ideal para el punk; con él puedes expresar todo lo que quieras, sin necesidad de saber música. Con él lo importante son las ideas”.
 Con un Korg 700S de segunda mano y una grabadora, Miller comenzó a componer sus canciones. En 1978 Daniel creó su propia compañía, Mute, para editar su primer disco, TVOD, de The Normal, el seudónimo bajo el cual hacía sus locuras musicales. “El grupo -declararía más tarde a Master BAG Magazine- estaba compuesto por mí mismo. El nombre me gustaba porque la mayoría de las veces la gente que tiene una apariencia muy normal, casi aburrida, es la que crea cosas más originales; en cambio los que intentan ser más raros que nadie, habitualmente son muy mediocres”. Ese primer disco de The Normal es un precedente del pop electrónico, que algunos han llegado a considerar minimalista. Con el tiempo Grace Jones haría una versión de la canción más pegadiza del disco. En esa época y como muestra de la irónica genialidad de Miller, apareció en Mute otro “grupo”, Silicon Teens, una banda inventada por él que se dedicaba a hacer versiones de éxitos pop, “decidí que sería divertido crear un grupo de quinceañeros, de pop electrónico, formado por dos chicos y dos chicas. Lo malo era cuando había que hacer entrevistas, porque todo lo hacía yo solo”.
 El primer grupo “serio” de Mute fue Fad Gadget. En un concierto de esta banda, en el que fueron teloneados por Depeche fue cuando Miller se dio cuenta de que esos chicos valían y decidió reclutarlos para su compañía. Lo siguiente ya está contado: el contrato sin papeles al cincuenta por ciento, la fe ciega de Miller cuando Vince dejó el grupo y, eso sí, la participación de Daniel en todos los discos de la banda (hasta “Music for the Masses” él fue el productor de todos), aportando ideas y, según explica Dave Gahan, dándoles energía. “Daniel es un auténtico Workaholic; toda su vida, incluyendo cuando duerme, está dedicada al trabajo. Nosotros somos bastante vagos y él consigue que nos pongamos las pilas rápidamente. Cuando no le gusta un sonido o alguna de nuestras ideas, siempre tiene razón. Cuando lo hacemos como él dice, sale mucho mejor”.
 La capacidad de trabajo de Miller y, por supuesto su olfato, han conseguido que a mediados de los 90 Mute sea una de las pocas compañías independientes que se mantienen en pie. Quizá en parte la culpa la tenga la “mania” de Miller de confiar en los músicos; con sus contratos orales, con los que correría el riesgo de quedarse sin grupos y sin dinero, parece conseguir que las bandas estén a gusto y no se rindan a las tentaciones multinacionales. Depeche es el caso más claro de lealtad, pero Yazzo en su momento, Nick Cave o Nitzer Ebb continúan fieles a uno de los pocos empresarios musicales que continúa creyendo en la magia del sonido.
 VINCE Clarke, EL DESERTOR
 Vince, desde luego, tiene mala suerte. En alguna ocasión ha confesado que su ideal a la hora de tocar en una banda era vender no demasiados discos y ser “decentemente” famoso. Lo malo es que cada vez que forma un grupo, no se sabe muy bien porqué -o sí que se sabe: por su innata capacidad para crear temas pegadizos- éste alcanza los primeros puestos de las listas de éxito, venden todo lo que quieren y empiezan a tener que pedir permiso para salir de casa.
 Cuando Vince, junto a Andy y Martin decidió formar un grupo, el mítico Composition of Sound, que más tarde sería Depeche Mode, el menudo y siempre activo motor de la idea ya había filtreado con otras bandas: un dúo gospel (parecido a lo que después haría con Alison Moyet en Yazoo) y un grupo de pop lleno de influencias, No Romance in China -en el que también estaba Andy- que no tuvo demasiado futuro.
 Con veinte años recién cumplidos, Vince se puso al frente del grupo, componiendo, cantando, tocando la guitarra y programando la caja de ritmos y fue el que sirvió de guia durante bastante tiempo al resto de los componentes. Su capacidad para componer canciones llenas de fuerza, sus ideas siempre claras y su capacidad de liderazgo le convirtieron, casi de inmediato, en la raíz de la banda.
 Con el tiempo se descubriría que Depeche Mode no era él, pero al principio de salir a luz, cuando casi nadie terminaba de apostar por la credibilidad de los chicos de Basildon, daba la impresión de que el grupo era una función de marionetas movidas por los hilos de Clarke. Pero cuando todo iba bien y Depeche despegaba hacia el éxito, Vince lo dejó todo, según él porque empezaba a recibir cartas de fans hablando de su aspecto y no de su música y, según las malas lenguas, porque ofreció “Only You” al grupo y sus compañeros la rechazaron. El caso es que el diminuto Vince, el único oriundo de Basildon dejaba la formación que había creado para, continuando con esa pasión por los sintetizadores que siempre le ha acompañado, formar un dúo con Alison Moyet, a la que había conocido en un pub de Basildon, donde solía reunirse con el grupo y donde Alison tocaba de vez en cuando con su banda. Con esta fórmula de dúo -que al parecer es la favorita de Clarke, a la vista de sus proyectos posteriores-Vince formó Yazoo (en Estados Unidos Yaz), un combinado casi perfecto, en el que la electrónica se mezclaba con melodías suaves cantadas por la voz llena de soul de Moyet. “Upstairs at Eric's” (82) y You and Me Both” (83) son los dos discos que convirtieron, de nuevo, a Vince Clarke en un músico de éxito, una especie de geniecillo de la técnica que parecía que jamás se podría destruir, de hecho algunos de los éxitos de Yazoo, como el legendario “Only You”, fueron posteriormente versioneados por Judy Collins, Rita Coolidge o Richard Clayderman. Pero la endémica inquietud de Vince le llevó a dejar el dúo (Alison emprendería una carrera en solitario, sin demasiado éxito), para continuar investigando. The Assembly fue el nuevo dúo que formó con Eric Radcliffe, productor de Yazoo, con el que sólo sacó un Lp, “Never, Never”.
 La pasión de Vince por experimentar, su ansia continua de perfeccionismo y su odio a las actuaciones en directo -algo a lo que los grupos tienen que doblegarse, especialmente cuando tienen cierto éxito- le llevaron a picotear en distintos proyectos, uno de ellos, junto al cantante de Orange Juice, con el que hizo el single “One Day” (1985) o la idea de grabar un single con algunos artistas de su onda, como Matt Johnson o Neil Arthur, de Blancmange. Después de producir un disco a los efímeros Absolute y componer la música de un anuncio de Volkswagen, por fin, en el 86, encontró a Andy Bell (un cantante con una voz idéntica a la de Alison Moyet) y formó Erasure, el amor definitivo, el matrimonio casi indestructible con el consiguió la estabilidad buscada y resistió una carrera estable, que comenzó con “Wonderland” y llegó a su culmen en el 89, con “Wild”, en la que Vince venció, incluso, su temor al directo y se convirtió en un músico casi normal, capaz de sacar a la luz sus obsesiones musicales, su mundo personal e incluso una militancia gay de la que hasta el momento no había hablado, para, parece que al fin fue capaz de encontrar vehículo a la genialidad musical que ha dejado varios frutos a lo largo de la historia del pop.
2017-06-30: Photobucket has disabled external image hosting, all scans will have to be re-uploaded on another site.

Offline Angelinda

  • Assistant
  • Damaged People
  • ****
  • Posts: 13110
  • Gender: Female
Re: 1997: Ultra
« Reply #23 on: 06 May 2012 - 01:05:55 »
[Continued from the post above:]

 ELLOS y España
 LA relación de Depeche Mode con España ha sido una extraña combinación de amor, odio, ignorancia y equívocos. En un principio, todo marchaba bien, el grupo no tenía ninguna fobia especial al país e incluso, en el 82, eligió Madrid como uno de las primeras ciudades (de fuera del Reino Unido) que iban a tener el honor de verlos en directo. Con su segunda visita, en el 83, las cosas se torcieron. Una rueda de prensa llena de perguntas sarcásticas hirió la sensibilidad de la banda, que a partir de ese momento decidió que España no era el mejor sitio para hacer promoción o tocar.
 Aquí no se entendía su música. Después de su visita en el 86, para hacer televisión y alguna entrevista en radio, la banda -después de ser acosada por los miles de fans que les persiguieron- se dieron cuenta de que en la península había público.
 Incluyeron al país de al lado de Francia en sus planes de promoción y sus giras e incluso llegaron a, en el 92, elegirlo como base de operaciones para grabar uno de sus discos. Pero esta relación de amores, odios y desplantes no puede contarse en dos pinceladas; el culebrón Depeche-España merece más detenimiento.
 La primera vez que la banda pisó suelo hispano fue para tocar en el Rock Ola, en la primavera del 82, recién estrenada su orfandad de Vince Clarke. El grupo estaba contratado para dos días, un viernes y un sábado y según reconoce con el tiempo Lorenzo Rodríguez, entonces director de sala de Rock-Ola, “estábamos muertos de miedo porque dio la casualidad de que justo en esos dos días Miguel Ríos estrenaba en Las Ventas su espectáculo de Rock en el Ruedo. Sabíamos que el público de uno y otros era absolutamente distinto, pero entonces no había demasiada variedad y, sinceramente, estábamos horrorizados pensando que no íbamos a llenar los dos días ni de casualidad. Al final todo salió bien y las entradas se vendieron mucho antes del día del concierto. Depeche Mode entonces eran muy populares y al final se consiguió. Aunque, eso sí, como nos temíamos, el concierto de Miguel Ríos les quitó bastante espacio en la prensa porque, a pesar de que entonces los medios, como Radio España etc prestaban bastante atención a lo marginal, el espectáculo de Miguel era casi el acontecimiento del año”.
 Ese primer concierto de Depeche Mode en España -en el que Alan Wilder ya estaba incorporado al grupo- fue, realmente, toda una provocación a los conceptos de buena parte del público “rockero” que entonces asistía al Rock-Ola. Después de una semana en la que habían actuado Funkapolitan y Teardrop Explodes, se presentaron los cuatro Depeches, con una imagen de oficinistas adolescentes, con traje gris y corbata, acorde con los postulados “electrónicos” de la época -muy en la línea de los Heaven 17- y, ¡Oh escándalo!, con la mitad del concierto grabado en un “reebox” que, provocadoramente, no escondían en absoluto; tenían la desfachatez de iluminarlo con un foco, como un miembro más del grupo. Ese detalle, como era suponible, indignó a muchos, pero a otros además de entusiasmarles, les dio grandes ideas. En ese primer recital estaban muchos de los músicos más de moda en la época: Bernardo Bonezzi, Carlos Berlanga, Alaska, Herminio Molero... Y precisamente fue uno de ellos, el espabilado y magnífico relaciones públicas Bernardo Bonezzi el que, en la rueda de prensa que ofreció el grupo al día siguiente, se encargó de acaparar la atención de la prensa, según narra Patricia Godes en un artículo que publicó en Mayo del 82 en el Rock Espezial: “Durante el transcurso de la rueda de prensa ofrecida por RCA se mostraron tan infantiles, inexpertos e incluso, modosos que llegaron a permitir que Bernardo Bonezzi les robase el protagonismo que, en principio, les correspondía y fueran sus Zombies los más promocionados ante la prensa madrileña. David, Alan, Martin y Andy, vestidos con chalecos de cuero desgastado, se ocuparon con más interés de comer en el buffet, de curiosear las ediciones españolas de sus discos, de la portada del Lp de Zombies que de ofrecer una imagen cualquiera de sí mismos ante nosotros”.
 Su siguiente visita a nuestro país fue en el año 83, para actuar en la Escuela de Caminos y presentar el recién editado “Construction Time Again”, un disco del que David S. Mordoh decía en la biblia musical española de la época, Rock Espezial, que era “una auténtica y agradabilísima sorpresa”, una verdadera excepción dentro de la crítica nacional, que nunca ha tratado demasiado bien a los chicos de Basildon. El concierto de Caminos fue el que, realmente, inició la aversión del grupo por España. Aunque la mayoría de los asistentes eran acérrimos fans de la banda, había un sector del público que no aceptaba la naturalidad electrónica de la banda y se decidió a tirar algún que otro vaso a Dave. Con el genio encendido, la banda acudió después a una rueda de prensa histórica, en la que la prensa se ensañó a gusto con un grupo en el que casi nadie creía, entre otras cosas por el “sospechoso” éxito masivo que entonces habían conseguido. Después de la mala experiencia tuvieron que pasar tres años hasta que se decidieran a volver a España.
 Mientras tanto, las cosas cambiaron para ellos a nivel discográfico. Desde el primero de sus discos había sido RCA la encargada de editarlos en España, algo que sin duda perjudicó al grupo porque, aunque vendían bastantes copias y cada vez tenían más público y más fiel, la estrategia que RCA seguía para “calificar” al grupo no era la más acertada. El sello de “dance music”, que entonces solía acompañar a discos de funky y música de baile en general, se le endosaba también a los de Depeche Mode. En casos como el de “Just Can't get enough” el pecado no era muy grave, pero otros temas no podían soportar, de ninguna manera ese calificativo. Así que a no ser que el comprador conociera de antemano en lo que iba a gastar su dinero y supiera exactamente en qué consistía la música de Depeche Mode, era difícil que algún despistado, de los que rebuscaban en los cajones de música de baile se quedara satisfecho al comprar “Construction Time Again”, cuando a él lo que le gustaba era Kool And The Gang.
 Desde luego hay que reconocer que Depeche Mode no han tenido mucha suerte con las discográficas que le han “tocado” en España. Cuando el sello RCA dejó la distribución de sus discos, para pasársela a Sanny, una independiente que se suponía que iba a tratar con más cuidado y conocimiento los trabajos del grupo, la cosa fue casi peor. El primer miniLp que ellos editaron, “Stripped”, salió a la venta sin uno de los temas, “Black Day” que, además de tener que estar incluido, porque así lo exigía la edición inglesa, para colmo venía anunciado en los créditos del disco. Fallos como ese hubo varios -que, por fortuna, la mayoría de las veces se rectificaron con el tiempo-, pero quizá el mayor “pecado” de la discrográfica fue el de editar el catálogo antiguo del grupo sin las letras de los discos, una parte esencial de las composiciones de Depeche Mode y más en un país de habla no inglesa, que no puede entender de oido el contenido de las letras. Lo cierto es que para Depeche Mode España es uno de sus mayores mercados, algo que se debe más bien a los gustos del público español, que siempre ha recibido magníficamente este tipo de productos y que si el grupo encontrara la compañía adecuada que supiera dirigir sus intenciones y explicar adecuadamente los propósitos de la banda podría tener casi el doble del público que tiene actualmente y, además, conseguir el prestigio que en otros países tiene y que aquí, por culpa de las labores de marketing, que siguen el modelo britático, que aquí no sirve, nunca ha tenido.
 Ya con Sanny, el grupo se decidió a volver a España pero, de momento, sólo para hacer promoción. En el 86, en pleno culmen de su éxito en nuestro país, vinieron a grabar un Tocata y a hacer una entrevista, con público, en Radio Vinilo. Según narra Carlos García presidente, hasta el 90, del club de fans del grupo en España, esa entrevista en Radio Vinilo fue la confirmación para Depeche de que tenían un público de lo más entusiasta en España.
 “Para entrar en el estudio -cuenta- había que conseguir invitaciones. A la puerta de Radio Vinilo había un montón de gente, de fans de toda España, que no tenían entradas y daban cualquier cosa por ver a Depeche de cerca. Era curioso porque la gente no ofrecía dinero a cambio del pase, se trapicheaba con material de Depeche. Se ofrecían discos piratas del grupo, grabaciones de conciertos, posters firmados, fotos auténticas, de todo, con tal de verlos de cerca”.
 En esa época fue, precisamente, cuando comenzó el Club de Fans Español de Depeche Mode. Un club que organizaba fiestas, espcialmente en la sesión de tarde de la discoteca Splash, que era donde solían reunirse la gente a la que le gustaba Depeche, The Cure y la nueva hornada siniestro-electrónica, publicaron fanzines, informaban de las actividades del grupo y realizaban -sin demasiado apoyo por parte de la discográfica- una importante labor de promoción del grupo, todo esto hasta el 90, año en el que Carlos no pudo soportar todo el trabajo él sólo y en el 93 le tomó el relevo...
 La siguiente visita de Depeche fue en el 87, para grabar un A Tope, el Angel Casas Show y el programa Sábado Noche. En esta ocasión el recibimiento en Barajas fue de escándalo y el grupo se quedó de piedra, no podían creer que tuvieran tanto éxito en España. Esa magnífica impresión ayudó a que en Octubre de ese mismo año volvieran a España para ofrecer tres conciertos: en el Pabellón de La Castilla de Bilbao, en el Pabellón del Real Madrid y en El Borne de Barcelona, para presentar su último disco “Music for the Masses”. Pabellones, grandes estadios, que dejaban atrás los locales mínimos en los que habían estado en otras ocasiones y que cambiaban completamente el concepto de concierto de esta banda en España. Gritos histéricos, horas de cola para coger las primeras filas del concierto (hubo quien esperó en la puerta doce horas, para instalarse a pie de escenario) y un público muy joven, deseoso de ver en directo a un a banda que entonces, en Europa, era ya masiva.
 El horario de comienzo del concierto (a las nueve de la noche, sin teloneros), la presencia de padres a la salida, recogiendo a sus hijas para llevarlas a casa y las críticas en la prensa, la mayoría poniéndoles verdes -especialmente una de Pedro Calvo en el Diario 16- daban a entendre el cambio que se había producido en España con la banda. Ya no eran un grupo de culto al que alababan en las revistas especializadas, era una banda masiva, que se había convertido en un fenómeno sociológico.
 Lo siguiente fue una visita de promoción para presentar “Violator”, en la que intervinieron en una entrevista con la Cadena Ser y consiguieron colapsar la Gran Vía y, pocos meses después, ofrecieron varios conciertos en el país, donde demostraron su triunfo absoluto en España. En esa época fue cuando grabaron el vídeo de “Personal Jesus” en el poblado del Oeste de Almena, donde Sergio Leone hizo algunas de sus películas y que ahora se utiliza como atracción para los turistas. La razón por la que Andy Fletcher aparece en el vídeo montado en un caballo de mentira en vez de en uno de carne y hueso es porque a él le horrorizan los caballos; otra anécdota del rodaje es que los turistas que estaban por allí (que no tenían ni idea de quiénes eran ellos) pensaron que se estaba rodando una auténtica película de Oeste y no pararon de hacer fotos.
 Una vez tomado contacto con España y después de conocer el Madrid “la nuit” más petardo (Archy, ¡Oh Madrid!), el grupo decidió a principios del 92 trasladarse a un chalet del barrio residencial de La Moraleja de Madrid (perfectamente acondicionado como un estudio) para grabar parte de “Songs of Faith and Devotion). Varios meses de convivencia, en los que el grupo retomó una relación que las presiones y el tiempo había diluido y que sirvieron, además de para crear, junto a Flood y Daniel Miller, un disco genial, para conocer al dedillo todos los pubs de Madrid. Los responsables de la compañía se quejaban de tanta salida nocturna “nos piden -comentaban- que mantengamos en absoluto secreto que están en Madrid y después les ve la gente todas las noches en los locales de moda”.
 Morocco y ¡Oh, Madrid! (donde solían estar hasta las 7 ó las 8 de la mañana) eran los locales favoritos de la banda, aunque a Revólver y Stella tampoco le hacían ascos. Entre tanta salida hubo tiempo, incluso, para que se metieran en follones. Una noche, al salir de Morocco, Dave -recordando su juventud más díscola- se empezó a meter con la pinta de un “motero” que estaba aparcando su “Harley” en la puerta del local. Los amigos del “biker” se dieron cuenta y si no llega a ser por la gente que había alrededor, los tatuajes de Dave se hubieran teñido de rojo y morado aquella noche.
 Durante su estancia en Madrid también aprovecharon para reunirse con compañeros de viaje, además de con sus respectivas mujeres, novias e hijos, que venían de vez en cuando de visita o a celebrar los cumpleaños de Dave y Alan, que coincidieron en esta ciudad. Uno de los fines de semana que tenían libres coincidió con la actuación de U2 en Barcelona, Martin, Dave, Flood y Daryl (el coordinador electrónico del grupo) fueron a verlos. El viernes anterior al recital -según afirma el fanzine Bong- cenaron con ellos y se fueron de copas, el sábado por la mañana lo dedicaron a compras y por la noche vieron el concierto, “lo mejor que he visto en mi vida”, dicen que comentó Martin-.
 DISCOGRAFÍA
 1981 SPEAK AND SPELL
 El primer disco de la banda, en el que se aprecia, por encima de todo, la influencia de Vince Clarke. Cuando él dejó el grupo, Depeche Mode no desapareció, pero está claro que el contenido de la formación cambió radicalmente, bajo la dirección de Martin Gore. “Tora Tora Tora” y “Big Muff” son las dos composiciones (las únicas de Gore) que anticipan el carácter futuro de Depeche. El resto son ejemplos claros del primer tecno y algún apunte neo-romántico del que después se arrepentirían.
 1982 A BROKEN FRAME
 El primer disco del grupo tras el abandono de Clarke y con la voz de David Gahan. Martin, por primera vez y en un tiempo record tuvo que enfrentarse a la composición de un disco completo. El resultado fue bastante mediocre, sin duda este es el peor disco de la banda, pero en él comienzan a verse tendencias que más adelante formarían parte de la personalidad de Depeche. El aire rural de la portada y canciones como “Shouldn't Have Done That” hacen presagiar la época marxista que se venía encima. Lo más curioso del disco es la canción “Satellite”, un reagge en clave tecno del que el grupo, con el tiempo, se arrepentiría.
 983 CONSTRUCTION TIME AGAIN
 Por fin Alan Wilder forma parte oficialmente del grupo. El contenido pseudosocialista y comprometido es quizá el rasgo más característico de este disco. Unas letras ingenuas que, como ellos mismos han delcarado, no pretendían cambiar el mundo. La curiosidad del disco es la canción “Pipeline”, en la que por primera vez se dedicaron a “cazar” sonidos de distintos sitios, para samplearlos e incluirlos en las canciones. con el tiempo, Alan sería el encargado de ese trabajo.
 1984 SOME GREAT REWARD
 El disco del escándalo. El contenido de canciones como Blasphemous Rumours o Master and Servant ponen al grupo en el candelero y consiguen que su fama vaya más allá de lo musical. Además de tratar temas “prohibidos” como el sadomasoquismo (que ellos decían que realmente era una historia política) o la supuesta blasfemia, Depeche se decantan por primera vez hacia la música industrial (que se note que lo han grabado en Berlín), en temas como “People are People” o “Master and Servant”.
 1985 THE SINGLES 81-85
 Un disco de descanso, para replantearse el futuro del grupo y salvar la crisis que les atenazaba en ese momento, en el que se incluyen todos los singles de la banda (a excepción de “The Meaning of Love”). Un resumen de la meteórica carrera de los chicos de Basildon, perfecta para descubrir su evolución.
 1986 BLACK CELEBRATION
 La tónica industrial iniciada en el disco anterior continúa en las venas de la banda. Buenas canciones, sin demasiado sentido comercial, que introducen al grupo en un ámbito más respetable del que habían tenido hasta entonces. Medios tiempos, introspección, como inicio de una nueva etapa.
 1987 MUSIC FOR THE MASSES
 Por primera vez Daniel Miller abandona al grupo a la suerte de otras manos y se limita a aconsejar. Un título irónico, consecuencia de su fracaso en el mercado americano que, sin embargo, le hace introducirse en él. El trabajo de Bascome es realmente bueno y en el disco se consiguen piezas únicas, ejemplos de lo que la tecnología musical puede conseguir, como “Little 15” 1989 101
 El primer directo del grupo, que confirma que un grupo electrónco puede llenar estadios, causar histerias y ser animales de directo, sin necesidad de rozar una guitarra. El disco se grabó en un recital en Pasadena y además de repasar los éxitos de la banda sirve (gracias al vídeo paralelo que se grabó de la gira) para ver de segunda mano cómo los “fríos” inglesitos habían conseguido conquistar el mercado americano.
 1990 VIOLATOR
 Un disco en el que la mano de Flood y las remezclas de François Kevorkian consiguen que Depeche Mode den, realmente, todo lo que llevan dentro. Baladas en las que llegan al culmen de su carrera, cortes bailables, con ciertos contenidos de rock... Un trabajo en el que se nota la tranquilad, la confianza en sí mismos y el abandono del ansia juvenil que agarrotaba otros de sus discos.
 1993 SONGS OF FAITH AND DEVOTION
 Un disco oscuro, sin demasiadas concesiones al baile y en el que la voz se convierte en protagonista absoluta. La religión -el sexo mucho menosacapara la atención de casi todas las canciones que lo componen. La gran joya del disco es, sin duda, “Condemnation”, un tema gospel, con letra llena de poesía en la que Dave canta como nunca antes había hecho. El primer single del Lp, “I Feel You” y temas como “Mercy in you” permiten que el espíritu de Depeche, su sonido característico siga vivo y, por supuesto, que los fans no se desconcierten demasiado.
 Piratas y rarezas
 Depeche Mode son, posiblemente, uno de los grupos que más discos piratas tienen. La selección que a continuación se señala está basada en su mayoría en reseñas extraídas de Bong, el fanzine oficial del grupo. Algunos pueden encontrarse en España, pero la mayoría están disponibles en su país de origen o directamente, están en manos de coleccionistas.
 • “In Their Own Words” Lp (Londres). Un disco de vinilo rojo, con once temas del grupo, de una duración de 45 minutos
 • “Do it if You Want” Lp Grabación de un concierto en Bélgica, en el 85
 • “Personal Jesus in Hamburg” CD (Alemania) Grabación de un concierto en Hamburgo, en el 90. Hay otra edición limitada del mismo concierto, en un “picture disc” doble.
 • “BBC TRanscription Disc” LP (Inglaterra): Una grabación que hizo la BBC del concierto del 84 del grupo en el Hammersmith Odeon
 • “Time After Time” Lp (Inglaterra) Grabación del concierto del grupo en el Wembely Arena, en el 87
 Mención aparte merece las dos cajas de 79 temas y ocho discos, que se sacaron en Japón. En ellas se incluyen versiones maxi de algunos temas, caras B, canciones en directo e instrumentales. Allí se llamaron X1 y X2. Los coleccionistas matan por ellas.
 DJ Remixes
 • “DPM” CD, Lp (EEUU) Incluye dos Dj remixes.
 • “Díscotrax” Lp (Alemania) Tiene tres mezclas. Dos de ellas son “pupurris” y la otra una versión de “Dreaming of Me”
 • “The Telephone Mix”: Contiene “Celebration Mix”, “Fresh Ground Mix” y “Strangemix”. Está grabado en mono.
 • “The Entreprise Mix” (Bélgica): Con temas de Kraftwerk, Nitzer Ebb y los Depeche, además del “FrontDepNitz”, que también lo editó Grain Records.
 • “How Slow Can You Go?” (EEUU) Un maxi doble, de promoción, en vinilo azul. Incluye el Digital Mix de “Enjoy the Silence”
 • E/E-37 (EEUU) Un maxi creado sólo para DJ, en edición limitada. Contiene un remix de “World in my eyes”. Las mezclas están hechas por Rooni G.
 • M01: También es solo para DJ. Es un medley de varias canciones del grupo
 • April 1989. DMC. Lp doble (EEUU): Bizzie Bee hace unas mezclas magníficas de los temas más bailables del grupo
 • DJs Revenge: CD Contiene diez mezclas de DJs piratas y dos oficiales. Uno de los materiales mejores y más raros del grupo.
 • Art of compilation (EEUU): Una recopilación de las mezclas para DJs que se han hecho. Autor: Steve Smith
 • This is...only a test! (EEUU) CD: Un remix de promoción, solo para DJ, en vinilo verde.
 • Violated 1 Cassette: Contiene una combinación de “People are People” y “Everything Counts”, que se llama “People Count” y partes instrumentales de “Master and Servant” y “Everything Counts”, en un tema que se llama “Martin in Bondage”
 .
 Videografía
 Anton Corbijn es, por derecho propio, el encargado oficial de reproducir la imagen de Depeche Mode. Una tarea no demasiado fácil, teniendo en cuenta la importancia que el grupo da a ese tema. A principios del 90 Dave Gahan reconocía que al principio de su carrera no se habían preocupado en absoluto de ese tema, pero que a medida que pasaban lo años, procuraban -además de vigilar estrechamente las publicaciones a las que concedían entrevistas- evitar que les fotografiara gente que no fuera de su confianza (es decir, cualquiera que no fuera Anton Corbijn). “Strange” (1988) fue el primer trabajo videográfico que Depeche Mode sacó al mercado. Se trata de 30 minutos en blanco y negro (rodados en super-8, que es el formato preferido de Corbijn), en los que se ofrece la réplica visual a temas de “Music for the Masses”, como “Pimpf”, “Behind the Wheel”, “Strangelove”, “Never Let Me Down Again” o “A Question of Time”. Imágenes impactantes, sin demasiado sentido, que componen un trabajo oscuro, en absoluto comercial, perfecto para acentuar el aura tortuosa del grupo. Se rodó en varios países, como suele ocurrir con las sesiones fotográficas y los vídeos de Anton, entre los que se encuentran España, Francia, Estados Unidos, Dinamarca, Italia e Inglaterra. En 101 (1989) Corbijn pudo tomarse unas vacaciones y Pennebaker fue el encargado de reflejar en imágenes del “on the road” del grupo. Aquí los desvarios artísticos y el surrealismo visual no valían y lo que hacía falta era un experto en documentales de rock que reflejara lo más veraz (y favorecedoramente posible) la vida de la banda en la carretera, las fiestas del backstage, la histeria y opiniones de los fans y también la puesta en escena -en Pasadenadel grupo. Un rockumental para descubrir alguna parte humana de los miembros de la banda y puesto de transición para, después del éxito absoluto, volver a los comienzos.
 Con “Strange Too” (1990) Corbijn vuelve a ocuparse de todo. El blanco y negro siniestro de los comienzos se torna aquí en colores saturados, como sacados de un cuadro de Hockney, para componer una película completa, con argumento, en la que se da vida a las canciones de “Violator”. El vídeo del primer single del disco, “Personal Jesus”, se rodó en el poblado del Oeste de Almería, allí Corbjin sublimó el espíritu de Sergio Leone y consiguió unas imágenes para la historia. El resto de los cortes se rodaron en Suiza, Inglaterra, Portugal y USA.
 Sus circunstancias
 Depeche Mode, aunque la mayoría crea lo contrario, no son realmente cuatro personas. Músicos, técnicos, amigos, otros grupos, ciudades y nombres componen parte del mundo de esta banda. A continuación, una selección de “circunstancias” esenciales para entender a Depeche Mode.
 • Nitzer Ebb- teloneros en algunos de los conciertos de DM, reconocen su deuda musical con el grupo y Alan les ha ayudado en la producción de alguno de sus discos.
 • Jo Bailey-Responsable del fanzine oficial del grupo, Bong
 • Daniel Miller-Director de Mute, descubridor del grupo y productor de algunos de sus discos.
 • Flood- productor de “Violator” y “Songs for Faith and Devotion”. Antes trabajó con U2, Soft Cell, Erasure...
 • Anton Corbijn-Realizador de la mayoría de los vídeos del grupo, encargado de sus reportajes fotográficos
 • Antrax-El bajista del grupo llevaba en un vídeo una camiseta de Depeche Mode
 • Feilfraz-Grupo de rock danés que hace una versión de “Personal Jesus”
 • Götz Eismann- cantante alemán que hace una versión rockabilly de “People are People”
 • 101- Emisora de radio de Zabreb, que tomó el nombre del disco
 • Electribe 101-Teloneros de DM en la gira de Violator
 • Jesus and Mary Chain-Teloneraron a los Depeche en Estados Unidos
 • Curiosity Killed the Cat-Estuvieron con ellos de copas después de un concierto en San Remo
 • Halo- nombre del club de fans de Checoslovaquia (tiene 3.500 miembros)
 • E-Max II Turbo- el sampler que suelen usar
 • Tascam Mr 16- el magnetófono para directo
 • Daryl Bamonte-Coordinador de los elementos electrónicos del grupo



1995-xx-xx - MTV (US) - News (report about Dave's suicide attempt)

Dentez has this in good quality, but he didn't use it on the first DMTVA Ultra DVD. Not hosted online.



1995-xx-xx - Addicted to Noise (US) - David Gahan Back On Track: Depeche Mode Recording A New Album

http://web.archive.org/web/20061202093028/http://andercheran.aiind.upv.es/sergio/depeche/noticias/noticias.html

http://www.addict.com/atn/

David Gahan Back On Track: Depeche Mode Recording A New Album

Depeche Mode singer David Gahan is on the road to recovery according to his publicist Michael Pagnotta, and is due to leave for Britain early next month to begin work on a new Depeche Mode album. According to Pagnotta, Depeche Mode guitarist Martin Gore and Gahan are on fine terms--and pooh-poohed reports that a riff between the two contributed to the Gahan's depression, and resultant suicide attempt. Pagnotta speculated that Alan Wilder's departure last spring from the band was what punters were calling the break-up of the band, and stressed that Wilder left on amicable terms. Gore has been busy at work writing new songs, and already has five in the can. Since Wilder's departure, Depeche Mode has decided to carry on as a three piece with the three original members of the band--Gahan, Gore and Andy Fletcher (bass synthesizer). A representative from Depeche Mode's label said we can expect the album early next year.



1996-01-11 - MJI broadcasting (US) - Alternative Rock Fax

http://web.archive.org/web/20061202093028/http://andercheran.aiind.upv.es/sergio/depeche/noticias/noticias.html

Alternative Rock Fax (11/01/96) © MJI broadcasting

"Depeche Mode's next album is currently being recorded in England with producer Tim Simenon, aka Bomb The Bass, who tells ARF that things are going quite nicely. 'I thought I was going to be walking into a ticking time bomb' he says. 'The first week was tense, but from then on, my team really jelled with them, and likewise. It's a really good vibe.' As for the new music, Simenon says that Martin Gore has written 7 tunes and is currently working on more. 'The songs are really classic Depeche Mode songs...I'm trying to throw in a rawer, more edgy sound.' He predicts the album will be finished by summer."
2017-06-30: Photobucket has disabled external image hosting, all scans will have to be re-uploaded on another site.

Offline Angelinda

  • Assistant
  • Damaged People
  • ****
  • Posts: 13110
  • Gender: Female
Re: 1997: Ultra
« Reply #24 on: 06 May 2012 - 01:08:46 »
1996-02-xx - BONG 27:

[Text taken from the now-defunct website www.sacreddm.net. Thanks to Maudy for having scanned this BONG issue for the DMTVA!]





DEPECHE MODE CHRISTMAS LUNCH
[Words: J. D. Fanger.]
Summary: Short article about Depeche Mode's Christmas 1995 lunch, a small gathering of those who have worked closely with the band - but not Dave. [224 words]

    On Thursday 7th December Depeche Mode held their annual Christmas lunch. The event has grown from just being the Band and office staff in the early years, to the full-blown celebration that it was this year, when the restaurant booking was for sixteen people.
    Our guest of honour this year was the celebrated German promoter Marek Lieberberg, and the other dignitaries present included Daniel Miller, Anton Corbijn and Tim Simenon.
    Daryl booked the Criterion Restaurant at Piccadilly Circus, which, to be fair, came very well recommended by Fletch and Jonathan Kessler. We were not disappointed. Apart from the excellent food and wine, the restaurant’s interior is very ornate, and the service was superb.
    Unfortunately, Dave wasn’t feeling too great on the day, and needed to rest his voice for the Band’s last two days in the studio, so he didn’t make it to the lunch.
    As you can imagine, we’ve been getting very low on our supply of photographs for BONG magazine, so Lynn and I made ourselves busy with the camera, and you can see some of the results on this page.
    Afterwards, some people went back to their various places of work, while the rest of us moved on to another licensed establishment. The rest of the day gets a bit blurred. Nevertheless, we all look forward to another celebration in 1996.




I MET THAT BLOKE FROM DEPECHE MODE ONCE
[Words: Karsten Schreiber / Monica Lepping.]
Summary: Two short accounts from German fans of how they were lucky enough to meet members of Depeche Mode on the Devotional Tour. [627 words]

    After a brilliant “Devotional” concert in Budapest, a dream all Depeche Mode fans have came true for me and my friends… we had a chance to go backstage and meet Depeche Mode. Unfortunately, we got only one backstage pass for three people but we were patient and waited until the backstage party had finished, then we followed the band to their hotel then it became really exciting.
    We went to the hotel bar and waited to see if anyone from Depeche Mode appeared and sure enough Dave came into the bar and sat down (not far from us!). He was talking to Andy Franks and no-one from our party had enough courage to go up and talk to him, but as Dave got up to leave I loosened up for a bit and asked him to have a photo taken with us. Unfortunately, he had to refuse as he didn’t have much time before departure. It still felt great though!
    Then we spotted Martin riding on Daryl’s back. He seemed to be having a lot of fun… suddenly Martin approached us and sat at our table. When he found out that we were German fans, he started to speak to us in German. He was so very “normal” and easy going, complaining about the quality of the local beer, he even agreed to have a photo taken with us, what luck.
    Afterwards we went to a small rock club with Martin and Alan. Even though Alan was at our table, we didn’t get a chance to talk to him because the music was so loud, we couldn’t hear ourselves think! Everyone seemed to be enjoying themselves but eventually people started to recognise Alan and Martin and followed them around, so after about 30 minutes they left and went back to their hotel.
    Never mind, we still had the most brilliant night of our lives, and wish everyone could have the experience of meeting Depeche Mode. It’s an amazing feeling!
Karsten Schreiber
Dresden, Germany

    Although it is almost two years back now I am still thinking of the day I met Depeche Mode.
    I felt really embarrassed waiting at the hotel reception in Dortmund for Depeche Mode. I am “already” 30 years old and everyone around me seemed to be a lot younger. But hey, I am also a DM fan, so what the heck?
    Then an American guy from the crew (unfortunately, I don’t know his name – but my biggest “thank you” goes to him) asked me why I was sitting outside the bar and wouldn’t go in. I explained that the security wouldn’t let me in even though I told them I knew Daryl. He couldn’t believe it so he walked in and asked Daryl for me. When he came back he said it’s OK for me to go in. I was shocked.
    First, I spotted Martin drinking his favourite “Weizenbier” and having lots of fun. The room was packed with people and so I decided to go to the other end of the bar where it wasn’t that crowded. When I finally got there I realised Alan was standing next to me, cheering. The party started and I had a wonderful time. It was great to find out how nice the guys are and how excellent Martin’s German is.
    Unfortunately, Dave wasn’t staying at the same hotel and so I was partying “only” with Martin, Alan, Fletch, Daryl, the crew members and some fans.
    The day I met Dave, I won’t forget either! It happened in Koln on Martin’s birthday when Dave was drunk and very sweet…
    So I’d like to thank the band for a wonderful time, and I hope they will be back soon. I just can’t get enough!
Monica Lepping
Dusseldorf, Germany



MARTIN GORE INTERVIEW
[Words: Marvin Scott Jarrett.]
Summary: A reprint of an interview with Martin Gore which originally appeared in Rolling Stone in 1993 (although it appears to have been slightly condensed in places). The article covers Martin's songwriting inspiration and several other areas in some depth. [2077 words]

    Depeche Mode’s impact on alternative music is incalculable. Despite very little overt working of the media, their last release, Violator, sold over three million copies in the U.S. alone. With minimal advertising, they packed 75,000 people into Pasadena’s Rose Bowl. And thousands of fans caused a riot at a Los Angeles record signing that dominated local news for days afterwards. Ironically, this success has triggered an often automatic and unfair backlash against the band. As this interview, which was conducted over the course of several days at the Four Seasons Hotel while they were shooting a video for their new album “Songs Of Faith And Devotion”, proves, they continue to define the alternative wing of music. In its best tradition, they not only retain control over every aspect of their careers, but remain loyal to their original indie roots as well. Surprisingly, for a band of their stature, they have also managed to stay polite, down-to-earth and humble.

RS: A lot of Depeche Mode fans take your lyrics quite seriously. Do you feel any responsibility for the effect your words might have?
MG: When I sit down to write, I don’t know exactly what my goal is. It’s just something that I enjoy doing. The main responsibility is to produce something good.

RS: Do you feel that your lyrics are often misinterpreted?
MG: A lot of the songs are fairly ambiguous and people fit them into their own lives, their own situations. I think that’s fine.

RS: You’ve made an impact on thousands of young people. Are you ever frightened by the influence you’ve had on so many?
MG: I wouldn’t say it frightens me. I quite like the idea. The only thing I sit down to do is try to communicate with people. To get to the point when you’ve actually achieved that is really nice, to be able to communicate on such a global level.

RS: Do you ever sit down and talk to fans who relate what various lyrics meant to them?
MG: Yes. There was one instance regarding “Never Let Me Down Again” when two separate people came up to me after a show one night and said, “I really like that song”. One of them thought it was a gay anthem and the other one thought it was a drug anthem. They both loved the song, so that’s fine by me. Last night was a good example of how nice it is to communicate. We got dropped off at a bar and it was closed. Someone called a taxi, you know how hard it is to get a taxi here, and just at that moment these two fans passed us, recognised me in the street, and came over. I said, “Give us a lift?” And they were happy to. They came with us and even hung around to give us a lift back to the hotel later (laughs).

RS: Why do you think Depeche Mode has such a strong fan base in Southern California?
MG: I think it’s mainly because of radio support, as boring an answer as that may be. Every time I come to Los Angeles it seems you can’t go for more than half an hour without hearing one of our records on K-ROQ, even when we haven’t had a release out in three years! I guess there are quite a few alternative stations. You know, the alternative scene in America is weird to me. I was listening to the alternative station up in Seattle and it just seemed to cover such a broad spectrum. It’s unfortunate because I think at one point alternative music really was alternative. Now it seems that so much of it is just bad. It almost means bad music.

RS: Would you ever consider moving to America?
MG: I might be forced to one day. My girlfriend is American and she just loves, like all of you Americans, the American way of life. I was actually talked into skiing over Christmas. It’s just those sort of things that are so easy over here. It’s one of those things that I’ve always said I never wanted to do, but her parents bought me these skiing lessons for Christmas.

RS: Are you frequently recognised in Los Angeles?
MG: I have been quite a lot. The exact same thing happened to me on Melrose where I had taken a taxi down during the day and then it’s really hard getting a taxi back, so when someone recognised me… “Can you give me a ride back to the hotel?” They’re always more than happy to.

RS: You provide lead vocals on a couple of the tracks from the new album. Is this something that you’d like to do more often?
MG: It’s something that I’ve always done. On virtually all of the albums there’s certain songs sung by me. There are certain songs that fit our individual voices.

RS: Is it ever odd for you to have Dave interpreting your words?
MG: No, because Dave is like another instrument. He’s the voice of the band. His voice is particularly suited to a lot of the songs. I can’t sing the way he sings.

RS: What are some of your musical inspirations?
MG: Over the last few years I’ve really got into Leonard Cohen. I like John Lennon, Kurt Weill. The Velvet Underground were probably the best band that ever existed. Sparks were one of my influences when I was growing up. Propaganda is probably my favourite album of all time. Another one of my major songwriting influences was Neil Young.

RS: On your solo EP, for instance, you covered some very interesting acts (Tuxedomoon, Durutti Column, Sparks). I suppose you’re an avid music fan…
MG: Definitely. We have a lot of pop trivia nights in England. I have about six or seven friends that are all really big music buffs and we’ll make big games of it.

RS: When Depeche Mode first started you were part of a genuine new movement, though a lot of your peers from the time (Soft Cell, Blancmange, Human League etc) are considered ancient history now. To what do you attribute the longevity of the band?
MG: I think we’ve always managed to change. The changes may be subtle, but the band really notices the subtleties. I don’t think any of our records are similar. There are quite marked differences between them.

RS: Why do you think it took radio in America so long to catch on?
MG: I think the situation over here at the time we started was not very healthy for our sort of music. They seemed to be very happy with the old format that they were in. A lot of fans were actually starting to go out and buy alternative music, so the radio stations had to change. It took a while because they were quite happy with their old ways. [1]

RS: “I Feel You” is the first single from the record. What track would you like to see as the follow-up?
MG: I think “In Your Room” could be potentially bigger, but it’s six and a half minutes long. It could be edited down, but I think part of its beauty is its length. It’ll be different to work with.

RS: It’s interesting that Brian Eno did the remix for “I Feel You”. What sort of working relationship did you have with him? Did you just sort of turn over the tapes?
MG: We basically just sent him the tapes. Flood knows him from his relationship with U2, so he just called him and he was keen to do it. His mixes have this really strange atmosphere to them. Every time I play it, no matter what time of day it is, it almost puts me to sleep. It’s really weird. We had to take it off when we were driving in the car because my girlfriend was falling asleep.

RS: Although Depeche Mode is considered a keyboard based band, you often write the songs on guitar…
MG: Yes, often. I usually work on the chord structure on a guitar, then the words, then I move on to my studio at home, then do a basic demo with the keyboards or whatever, and then I present it to the band. I’ve been trying to keep the demos more open. If the demo is too finished you tend to have that in your head as the final picture.

RS: Do you have much interest in production?
MG: I’ve really never been very interested in production. Obviously production can do a lot, but I like to place more importance on the song. If the song is good enough in the first place you can pretty much get away with anything.

RS: As the main songwriter you must make a lot more money than the rest of the band…
MG: (nodding his head and laughing) Can’t you tell I stand out?

RS: There’s no animosity?
MG: They’ve never mentioned it to me. Maybe they have secret meetings behind my back (laughs).

RS: Have you kept in contact with Vince Clarke?
MG: We see more of him now, but that’s not much. Maybe once or twice a year. We get on really well. They (Erasure) actually played in Hamburg while we were recording there and he came out drinking with us one night. I’d never seen him do that with us before! I was surprised. He actually came out with us and had a good time (laughs).

RS: When he first left the group, did it come as much of a surprise? You were just starting to receive some success…
MG: Yes, it was a big surprise. [2] The first album had just been released. The album was released in, I think, September, and by October or November he told us he was leaving. The album was doing really well.

RS: You took over most of the songwriting chores after he departed. Initially, did that put a lot of pressure on you?
MG: It was a blessing in disguise. At the time I really didn’t worry at all. I’d always written songs, I started writing when I was 13, so I already had a couple of songs that I felt were reasonable enough for us to record. We were just kids. We didn’t really think it was a big blow, it was just a matter of carrying on and not worrying about things.

RS: When will the next tour start?
MG: I think we start in May in Europe. We should start over here in September.

RS: How do you handle the impact of a tour? Is life on the road difficult for you to adjust to?
MG: It’s actually more difficult adjusting back to normal life after the tour. When we are on the road we have about five people looking after us. Anything that you want all day long is at your feet. Suddenly you have to go home after the tour and adjust to normality. The first grocery trip is very weird (laughs).

RS: How hard is it for you to connect with the audience in a large arena?
MG: I’ve got terrible eyesight so if it’s more than 10 people it doesn’t make a difference to me.

RS: How involved are you with the visual marketing of the band?
MG: We have big meetings with Anton (Corbijn). We trust him a lot. He comes up with most of the ideas. He does all of our videos now, our sleeves, photographs, and we’re also getting him involved in the stage set design this time.

RS: You’ve touched on a lot of religious imagery in your songs…
MG: I’ve always touched on religion. I must have some deep rooted problem somewhere.

RS: Were you raised with a religious upbringing?
MG: No. I always liked the idea of belief. I wanted to believe in something, but I’ve never been sure what it is I should be believing in. The idea of faith really appealed to me.

RS: Do you read a lot on spirituality?
MG: Over the last couple of years I haven’t really done any reading at all. I’ve really got into Sega and Super Nintendo (laughs). So there’s a few worrying pointers. The other worry is that I’ve got an 18 month old daughter and we’ve just got into Disney sing-along tunes and they’ve really started to get ingrained in my head! It’s quite a worry for the next album.

[1] - For a deeper discussion of this sort of subject, try this US interview with Andy in early 1988 and this article from 1989 on the US leg of the Music For The Masses Tour.
[2] - This is in contrast to what was said not long after the event, to Smash Hits in 1982: that Vince "...tended to 'sit up the front of the van, saying nothing'. Noting these early warning signs, Martin began to take on the lion’s share of the song-writing...". Speaking to a German interviewer on tour in 1983, Martin elaborated: "We knew that Vince was going to leave a good six months before he actually did. So we’d already discussed the situation that was going to arise, and we’d prepared for it."





PRAGUE IN MY EYES
[Words: Andras Sereg.]
Summary: An account of an unofficial fan convention in Prague, written by a Hungarian visitor. [911 words]

    This page is here to inform you about the activities of the fan clubs that exist all around the world and work locally for Depeche Mode fans in that particular area or country. It is open to every fan club who wants to share some of their experiences from their conventions or parties. We also welcome any photographs to go with your stories. All contributions should be sent to the usual Bong address.
    Please note, the official DM Fan Club BONG is not associated with the activities expressed here, doesn’t take part in the events and therefore takes no responsibility.

Prague In My Eyes – 101 – II.
By Andras Sereg from the Hungarian Fan Club
    The Depeche Mode Friends in Prague, Czech Republic invited us to their annual Fan Club convention and so I thought it was a perfect opportunity to look outside of Hungary and see what their Depeche Mode party would be like. We have never been to a foreign club’s convention before and so we were looking forward to the party as well as to the journey itself.
    Towards dawn on the 2nd December, five Hungarian fans were ready to leave. The destination was Prague. After a lot of organisational work and arrangements, we left for the “Golden Prague”, a beautiful city we could not see during the Devotional Tour. Due to the early departure the contour of Prague appeared in the early afternoon and after turning off the motorway we soon found ourselves in the city itself. Since the party was to begin at 9pm next day, we had nearly a whole day to visit all the famous places where Depeche Mode were photographed in 1988 for the book “Strangers”. We began on the Charles Bridge and after seeing this monument we were not surprised that it has given Anton Corbijn an inspiration for his photographs. The fame of the bridge was proved by the torrent of tourists. We could hardly reach the sculpture where the famous photo was taken. But there is no impossible thing for us and we stepped over this obstacle too. Our next station was Josefska Street. Apart from the street sign we found everything as we had seen in the book. After taking some photos and video-record we went to the Jewish Cemetery. To our great sorrow, it is closed on Saturdays and so we didn’t have a chance to see Kafka’s grave. Then we went to the main railway station of Prague where several photos were also taken. After exploring the place, we had to go back to our hotel as it was getting late and we didn’t have much time left before the convention.
    The place of the convention was Prague’s club Belmondo. We entered with excitement, the fans who we could see outside were the same as in Budapest (short cropped hair, black clothes, etc). The fanzine of the “Depeche Mode Friends” called “Halo” was sold by the entrance. Even though it was written in Czech we bought some copies. It contains some very good photos and as we found out later on from the Czech fans, the articles are also very interesting. When we entered the hall there were already around 300 people dancing to their favourite band’s songs. When the first images of the video “In Your Room” appeared on the screen everyone stopped dancing and gazed at it.
    After a while we made friends with the Czech devotees and soon found Tomas, the DJ and organizer of the event, whom we had met in town at noon. He introduced us to some of his friends. We have away some T-shirts of the Depeche Mode Fan Club Hungary. Thomas put it on immediately. To our great delight we also got to meet Michaela Olexova, the producer of Bong magazine. I have been thinking for a long time what kind of a girl, who takes better and better photos of Depeche Mode, she would be. After a short conversation we pushed ourselves into the dancing crowd again. Then we danced a lot and did some filming with our video camera. We wanted some fans who also spoke English to tell us what DM meant to them. At the party, we met some German and Dutch people, so it really became an international meeting. Several other countries were represented but we somehow missed them (it can easily happen).
    At the entrance, we grabbed some forms for a mastermind competition with the questions on Depeche Mode. Unfortunately, they were written in Czech and so we had to ask someone from the local stuff to translate them for us into English. Answering them wasn’t such a problem for us then. It turned out that our attendance at the convention was worth it as we won the top prizes. Later in the night, a band called “Karandash” appeared on stage to perform some DM songs. They were a great success. Shortly after that there was another competition, a “Dave-dancing” show. There were a lot of people waiting for the raffle draw since many DM prizes could be won. It seemed that Dame Fortune had held our hands during the quiz show, because we didn’t win anything this time. After some more music, dancing and video projection, the convention was near to its end. After five in the morning we sadly had to say goodbye to our new friends, a great party and a wonderful city. See you Prague, see you Depeche Mode Friends!




SPEAK AND SPELL
[Words: Various contributors.]
Summary: Reviews of Depeche Mode's first album, some written by fans especially for Bong, others reprinted from the music press of the time. [860 words]

    They light up a dull chart landscape, put fizz into a flat format (“futurism”, forsooth), and Davy Gahan’s check suit puts the op back into pop. And all, apparently, without even trying. Their chief skill lies in making their art sound artless; simple synthesiser melodies, Gahan’s tuneful but undramatic singing and a matter-of-fact, gimmick-free production all help achieve this unforced effect. But a good listen to their first LP reveals smartness beneath the simplicity. “I Sometimes Wish I Was Dead” belies its precious title with an infections swing and a boppy beat, while “Puppets” is a feast of Soft Cell-ish soul with the sinister catch-line: “I’ll be your operator, baby – I’m in control…” from here it’s a leap into the football chant of “Boys Say Go”. “What’s Your Name” fairly jumps off the vinyl to proclaim itself The Next Single. Cheeky bubblegum backing vocals give added zest to the insanely catchy chorus: it’s a sure-fire monster hit. Their detractors will call Depeche Mode shallow, but show me the dancing feet that ever took notice of that sort of criticism. Side two’s “Photographic” is like Numan at his best, but better; all the sinister phrases, both lyrical and musical, but with a rapid danceable beat instead of the solemnity that Gazza always laid on with a sequinned trowel. However, the instrumental “Big Muff” and the gentle “Any Second Now”, with its delightful harmonies and chimes, are a high quality trail to follow into the inevitable “Just Can’t Get Enough”, a sublime single of which I never seem to tire. In short, then: a charming, cheeky collection of compulsive danceable tunes, and brief like the best pop should be. Get in the Mode!
Sunie
Record Mirror
(Nov 7, 1981)

    Anyone who expected a tinny American voice on a child’s Texas instruments toy had to wake up fast to the real world of the synth. This was the future and I was all for it. Here it comes… Any Second Now… Shout? Of course, we all did!!! How could we fail to speak and spell classics like N-E-W-L-I-F-E and J-U-S-T-C-A-N-T-G-E-T-E-N-O-U-G-H, still massive in 1995 and I predict that Nodisco will be without them in the year 2000 and beyond! How could we ever forget that menacing, sinister sound of “Photographic”? With this master photograph, DM pictured us all: “exposed” as a vision of growing worship… Dave, the operator… he’s in control!!! With retrospect, we can seethe at UK press ignorance, we can ‘hate’ this album because of he who was ‘erased’. But admit it, those bouncy beats and catchy lyrics bring back the 80’s like no other group could. As a “synthie” myself, I prefer this sound to the guitar anytime!!! So, what’s your name? Mine is Jason – play this album again and again to give you New Life – you’ll never wish you were dead, not even sometimes. Tora! Tora! Tora!
Jason Dunn (January 1996)
Britain

    “Speak And Spell” is a classic combination of disco dance music and house parry music. It’s clear the band have talent. Songs such as “New Life” and “Just Can’t Get Enough” are highly enjoyable synth pop tunes. Never mind about artists such as Adam Ant and Madness who have “obvious” quality but “Just Can’t Get Enough” well and truly deserved a place in the Top Six and had the quality of a number one. What the band does best are the witty, funny and enormously interesting songs. Songs such as “Puppets” and “Photographic” are singable and you never grow tired of them. I am one of those fans who stubbornly refuses to dislike any song from the album. They are all easy to like. Being the band’s first album, it’s one of their best. The Depeche Mode’s music appeals to young teenagers and it captured my heart back in 1981 too. Those of blissful joy when you play “Tora! Tora! Tora!” and “Nodisco”, all until your heart is content. I will maintain that Depeche Mode have always been of high entertainment and “Speak And Spell” was a good start to their longevity.
Patrick Dunne (January 1996)
Dublin, Ireland

    “Speak And Spell” is a simple sample of generous, silly, susceptible electro-tickled pop – the most ingenuous version of pup (Mode) at play with a less tolerant perception (Miller) – that despite its relentless friskiness and unprincipled cheerfulness is encouraging not exasperating. Where Orchestral Manoeuvres are sanctimonious and ultimately insubstantial, Depeche Mode are quaint, obtrusive and uplifting. Depeche Mode take things for granted: their indifference doesn’t interfere with a diverting vitality. Depeche Mode’s guitarless bubbly-fun pop is cohesive and supple: insinuating, well-highlighted, untainted by any serious thoughts or historical conditions or examinations of charisma. Depeche Mode have taste for the stupid and treat the conventional codes and details of the pretty pop song with well stirred cheek and a friendly flippancy; their sound has a practical urgency. Depeche Mode are a celebration of the immunity of pop. They perform a cheering job on the classically light and slight teenybop form. Depeche Mode, apparently, could quickly move as far up and away from constructing slightly sarcastic jingles. I have enough trust in the wit.
Paul Morley
New Musical Express (Nov 7, 1981)



A BROKEN FRAME
[Words: Various contributors.]
Summary: Reviews of the album, some written by fans especially for Bong, others reprinted from the music press of the time. [896 words]

    “A Broken Frame” is like no other Depeche Mode album. It sounds different, it feels different, it is different, but it is still very Depeche Mode. Unlike every other DM album “A Broken Frame” has no major creative musical influence. “Speak And Spell” had Vince. “Construction Time Again” onward had Alan. It is musically dull at times, but like everything, there are exceptions. “The Meaning Of Love” is a catchy pop song and could easily have fitted on “Speak And Spell”, “Leave In Silence” any later album. At times, it feels as though the three were straining to make something special. Martin’s lyrics were good, but there’s just something missing. “Satellite”’s catchy reggae beat is new, but never goes anywhere. Don’t get me wrong, I love it but it was a turning point with many pointers to the future.
Ian Carlton (January 1996)
Lincoln, England

    Depeche Mode, a British three-piece electro-pop band who took their name, meaning fast fashion, from a French clothing magazine, are the people who not too long ago put the words “I Just Can’t Get Enough” on radio listeners’ lips. In a nutshell, the band plays bright and melodious, but fairly innocuous synthesised music with singer David Gahan opening out the melodies with his voice. The three Essex lads, all younger than 21, perform the light music and light lyrics (on inner sleeve) written by keyboardist Martin Gore. The other synth player is Andy Fletcher. Since the band’s debut album, “Speak And Spell”, the only change in the line-up has been the departure of Vince Clarke who left to pursue a solo career. None of the 10 songs on the album carries the punch of “Just Can’t Get Enough”, yet they are all just as polished and interesting. The two tracks I think stand out the most are side two’s “A Photograph Of You” and, following that, “Shouldn’t Have Done That”. The first is particularly tuneful and the second blends church-like vocal unison with a solid hand-clapping good beat. Nothing wrong with the single from the album either. It’s called “The Meaning Of Love” and is as good a yardstick as any other if you want an audio description of what the band plays. Just to cap the review I shall add that the music is fashionable, synthesised electronic pop, to which the majority of songs are suitable for energetic dancing. I wouldn’t call the product powerful dancing music – but if you’re that way inclined it’s certainly good enough.
The Guardian (February 22, 1983)

    Firstly, I feel I should lay my cards on the table by saying that I am a great fan of this album. “A Broken Frame” – I believe that some of these songs were the most inventive and glorious the band ever had. “Leave In Silence”, a tower of glory. It’s dramatic and creative and also pleasant to the ear. “My Secret Garden” is an unexpected classic. I enjoyed it back in 1982 and I still do today. The song is a driving compelling song which was even worthy of release. “See You” has a magic melody. The song oozes with power, atmosphere and beat that one wonders why it was never number one in 1982. “The Meaning Of Love” - I adore this tune for its sheer meatiness. The song is like a strong cheese, very strong and addictive. Good all round tune. The album consists of strong synth music. Even if some songs are not classics they are still enjoyable and I would recommend them to any new fan because of its all round good lyrics and strong music, keeping up the strong reputation of “Speak And Spell”. The album is boosted by Dave Gahan’s fruity tones and the band show skill and talent in their music and super lyrics. I know it’s a cliché but “A Broken Frame” was an important album. The band drew on its strength and there were even better things to come. “A Broken Frame” honestly deserves full marks. It has so much grace and willingness thoroughly enjoyable classic Mode stuff.
Patrick Dunne (January 1996)
Dublin, Ireland

    And then there were three!! Sounds familiar?? “A Broken Frame”? I think not. A badly dented frame maybe but Depeche Mode live on and on the evidence of some of the tracks on this album it is clear that they would live for a very long time. Gone are the teeny-bop sounds of “Speak And Spell”, only “Photograph Of You” and “The Meaning Of Love” dare to regress. Replaced by the deep dirge of “Leave In Silence”, “Monument” (check it out!), the threatening “Shouldn’t Have Done That” and saving the best till last “The Sun And The Rainfall” which absolutely drips with atmosphere. The music has progressed but quite what Alan Wilder could have done to enhance this particular album is open to debate, but one thing is for sure – this sequencer driven album is the first step on the road to the garden of success (or is that a Secret Garden?). The first war has been won, new fans gained and the prophets of doom (aka Music Journalists) repelled. Depeche Mode have Nothing To Fear because there will be more sun than rainfall on their career. So, how do you finish a review of an album that will be regarded as a monument in the building of Depeche Mode?
John Brown (1996)
Glasgow, Scotland 









1996-03-xx - Orkus (Germany) - History Teil 1

[Thanks to Barclay for scanning this for this forum!]





1996-04-09 - BRAT - Latest DM News

http://web.archive.org/web/20061202093028/http://andercheran.aiind.upv.es/sergio/depeche/noticias/noticias.html

http://www.commline.com/~bratmix

BRAT Latest DM News (09/04/96)
Este anuncio del BONG, el Fan Club Oficial de Depeche Mode, aparecio en la BBS de Mute :

Depeche Mode - Album update

The Band have just finished their second period of recording, and we were lucky enough to hear a few rough mixes of the new songs, before they finished. What we heard sounded great, and we anticipate hearing a variety of different styles once the new album is completed.

They are due to start another recording period, of several weeks, later this month, and after that they will take their summer breaks. During this time Martin will be writing some more new songs before they go back into the studio for the final period of recording.

No release dates have been finalised yet. In fact, this is the first time the Band have ever recorded an album without the pressure of a release schedule, and it seems to be working fine.

The next issue of Bong is due in May, and we are planning to do something different, which we hope will make it a bit special. As you can imagine, there isn't a great deal of fresh news while the Band are spending all their time recording, so we plan to put together, in one issue, the Band's complete biography, which was started in Bong 14, along with a complete UK discography.



1996-04-29 - COMMLINE - Rumours

http://web.archive.org/web/20010717204158/http://commline.com/news/news1996.html

•   29 Apr 96: The guys are in fact in NYC working on the new album...[according to a very reliable source] Also, Fletch may have been spotted at a Ruby show as well.

2017-06-30: Photobucket has disabled external image hosting, all scans will have to be re-uploaded on another site.

Offline Angelinda

  • Assistant
  • Damaged People
  • ****
  • Posts: 13110
  • Gender: Female
Re: 1997: Ultra
« Reply #25 on: 06 May 2012 - 01:09:00 »
1996-05-03 - DM Fan Club - Message

http://web.archive.org/web/20010717204158/http://commline.com/news/news1996.html

340 Subj: Re: Tim Simeon
To: CONOR TOAL
From: dm fan club  Posted: 5/3/96, 06:12 pm
<<I've just read on teletext that Tim Simenon has actually 'joined' dm. Up until now the official line was that he was co-producing the album.  Have the rest of the band officially asked him onboard,- and if so, what does he intend to happen to Bomb the Bass. I know that this could just be a case of crossed wires but i'd like confirmation one way or the other.>>

Sounds like crossed wires to us Conor. There are no plans to recruit any new members into the Band, and Depeche Mode will remain a three piece, whilst still using outside musicians in the studio, and, presumably, on tour.
dmfc



1996-05-22 - BRAT - News

http://web.archive.org/web/19980223203110/http://commline.com/~bratmix/DM_News.html

 Tim Simenon at KCRW FM Los Angeles - May 22nd, 1996
I had the opportunity to speak to Tim Simenon (the producer of the upcoming Depeche album) on May 22nd, 1996. He was at KCRW FM (Los Angeles) as a guest on Metropolis (a show hosted by Jason Bentley). In my off-the-air phone conversation, Mr. Simenon said (in regards to the upcoming Depeche Mode project) that "there are 7 songs worked out, and that the band is on a 3 month break". Tim also volunteered some insight as to the "sound" of the new recordings, characterizing them as sparse interpretations of Martins' material. Also, the sound of the songs are "classic" Depeche Mode. Additional information can be heard in this sound snippet (221k file - 111 seconds), which is an excerpt from the May 22nd interview from KCRW FM.
2017-06-30: Photobucket has disabled external image hosting, all scans will have to be re-uploaded on another site.

Offline Angelinda

  • Assistant
  • Damaged People
  • ****
  • Posts: 13110
  • Gender: Female
Re: 1997: Ultra
« Reply #26 on: 06 May 2012 - 01:09:51 »
1996-05-28 - L.A. Times (U.S.) - Dave Gahan Arrested

http://www.tuug.utu.fi/~jaakko/dm/dave.txt

Los Angeles Times, May 28, 1996:
   
    WEST HOLLYWOOD, Calif. (AP) David Gahan, lead singer of the rock group Depeche Mode, was arrested early Tuesday after overdosing on drugs, authorities said.
     Gahan, 34, was arrested for investigation of cocaine possession and being under the influence of heroin, said sheriff's Lt. Steven Weisgarber of the West Hollywood station.
      Bail was set at $10,000, Weisgarber said.   
     Depeche Mode, a British band, is known for such hits as "Just Can't Get Enough'' and "Personal Jesus.''
     Deputies and paramedics responding to a call of a drug overdose at the Sunset Marquis hotel found Gahan passed out on the floor of a hotel room at 1:15 a.m., Weisgarber said. The hotel is a popular spot for musicians.
     Authorities found syringes in the room and believe Gahan injected a "speedball'' an intravenous brew of cocaine and heroin, Weisgarber said. The people with him who summoned help said he passed out 10 minutes after taking drugs, Weisgarber said.
     Gahan, who lives in the Los Angeles area, was taken to nearby Cedars-Sinai Medical Center, where he was treated for a drug overdose and released, police said.
     He was then taken to the sheriff's station and booked, but as of 8 a.m. he had not made bail, the department said.
     Gahan was hospitalized briefly in August 1995 after slashing his wrist in a suicide attempt.
2017-06-30: Photobucket has disabled external image hosting, all scans will have to be re-uploaded on another site.

Offline Angelinda

  • Assistant
  • Damaged People
  • ****
  • Posts: 13110
  • Gender: Female
Re: 1997: Ultra
« Reply #27 on: 06 May 2012 - 01:10:12 »
1996-05-28 - LA Times (US) - Depeche Mode Singer Arrested After Overdose

http://web.archive.org/web/20010717204158/http://commline.com/news/news1996.html

Depeche Mode Singer Arrested After Overdose

   Pop music: Incident involving David Gahan comes days after the death of Sublime's lead singer, Bradley Nowell, apparently of overdose. One executive says the industry must face up to drug problem.

By JERRY CROWE, Times Staff Writer

     Depeche Mode lead singer David Gahan, who survived a suicide attempt last August, was arrested early Tuesday morning after overdosing on drugs, authorities said.
      The arrest of Gahan, 34, for investigation of cocaine possession and being under the influence of heroin capped a traumatic weekend for the record industry.
      Bradley Nowell, lead singer for the Long Beach-based punk-reggae trio Sublime, was found dead in his San Francisco motel room Saturday, apparently of a drug overdose. He was 28.
                       
      The weekend's events cast a pall once again over the industry, which only last month applauded the Stone Temple Pilots for canceling all their shows until lead singer Scott
eiland overcomes his addiction problems. Industry observers hoped that the group's action would trigger a move away from rock's laissez faire attitude toward drug abuse, which remains a significant problem among today's young bands.
      Michael Greene, president of the National Academy of Recording Arts & Sciences and an outspoken figure in the campaign to raise industry consciousness about drug addiction, decried the "pitiful state" of the industry's efforts.
      "You can view this as a big step back," Greene said of the weekend's events, "but it's pretty run of the mill. I can't say that anybody would be surprised by [what happened] because we haven't come close to turning the corner of raising the consciousness of people in our business to stop equating making music and creating songs with doing drugs.
      "A lot of people still believe that those things are inexorably connected. But they're not."
      A source says that Gahan, who was hospitalized briefly in Los Angeles last August after using a razor blade to slash 2-inch lacerations on each wrist, has been attending 12-step
meetings during the past few years.
      "He looked good and seemed to be working very hard at keeping himself together," the source said.
      A spokesman for Depeche Mode said that the band, which has sold more than 15 million albums worldwide and was popular enough in Los Angeles to play shows at the Rose Bowl in 1988 and Dodger Stadium in 1990, was taking a three-month break after spending much of this year recording a new album in London and New York.
      About 1:15 a.m. Tuesday, sheriff's deputies and paramedics responding to a call of a drug overdose found Gahan passed out on the floor of a hotel room at the Sunset Marquis Hotel, according to Sgt. Guy Earl of the West Hollywood station.
      Authorities found syringes in the room and believe that Gahan injected heroin, Earl said.
      The singer, whose group's best-known songs include Just Can't Get Enough" and "Personal Jesus," was treated for a drug overdose at Cedars-Sinai Medical Center before
being taken to the sheriff's station and booked.
      He was released about noon Tuesday after posting a $10,000 bail with the promise to appear June 18 in Beverly Hills Municipal Court.
      *
      Meanwhile, family and friends of Nowell were mourning the singer, who was married May 18 to Troy Dendekker, the mother of his infant son, Jakob.
      "He looked to expand his mind and seek escape in drugs," Nowell's father, Jim, said in a statement, "but [he] came too close to the edge with them and unintentionally took
his own life."
      Nowell's body was found Saturday about 11:30 a.m.
after a night of partying, said the group's co-manager, Jason Westfall.
      The San Francisco County coroner's office said the exact cause of death won't be known for four to six weeks when test results are available.
      "He'd fought a war with [heroin] over the last four or five years," Westfall said. "He'd been clean for the last two months, and I want to emphasize that. You can think you have it licked and try to play with it again, but it may be the last time. People should know that."
2017-06-30: Photobucket has disabled external image hosting, all scans will have to be re-uploaded on another site.

Offline Angelinda

  • Assistant
  • Damaged People
  • ****
  • Posts: 13110
  • Gender: Female
Re: 1997: Ultra
« Reply #28 on: 06 May 2012 - 01:10:30 »
1996-05-28 - Reuters - Dave Arrested Again

http://web.archive.org/web/20010717204158/http://commline.com/news/news1996.html

--LOS ANGELES (Reuter) - David Gahan, lead singer of the rock band Depeche Mode, was arrested early Tuesday on suspicion of possessing drugs after apparently overdosing on cocaine, a police spokesman said.
--Gahan, a founding member of the popular British alternative rock group, was taken to Cedars-Sinai Medical Center after collapsing at his home in West Hollywood, Los Angeles County Sheriff's Lt. Steven Weisgarber said. It was not immediately known whether he would be charged.
--Weisgarber said sheriff's deputies called to the home found a large quantity of what appeared to be cocaine. After treatment at Cedars-Sinai, Gahan was released into the custody of the sheriff's department.



1996-05-28 - LA TV Stations (US) - Dave Arrested

http://web.archive.org/web/19980223201344/http://commline.com/~bratmix/Dave.html

KTLA News (Los Angeles TV station) feature about David - May 28th, 1996
David Gahan appeared on a number of Los Angeles television stations on May 28th, 1996. This is a stillframe of KTLA (Channel 5)'s "News At Ten" broadcast, kindly captured at the last minute by my friend Ken Spector, on his semi-functioning Quadra AV.
[ still from KTLA news of David ]

Here's a transcript of the KTLA newscast, and a bit more:

David Gahan - Transcript of Davids' interview from outside the Los Angeles County Sheriff Department, after he was arrested for cocaine possession and being under the influence of herion, on May 28th, 1996.

"I'm a heroin addict, and, and I've been fighting to get off heroin - shut up Johnny(1)- and, um, for a year. I've been in rehab twice, and I don't wanna be like people like Kurt, that were (???)(2), and stuff like that. I wanna be a survivor.

I mean he died again last night. So, I'm not...I'm not...my cats' lives are out. I...I just wanna say sorry to all the fans and stuff, and uh, I'm glad to be alive, and sorry to me mum as well.

I just want them to know that it's not cool. It's not a cool thing to be an addict. It's not...you know, you're a slave to it, and it took...it's taken everything away from me that I loved, and so I'm got to rebuild my life."

(1) - David was telling Jonathon Kessler (DM management) to shut up. Jonathon was trying to get David to just get into the car, but it is obvious David wanted to convey his thoughts to the media.

(2) - I couldn't make out this word. I'm surprised I only had difficulty with one word.

(3) - This transcript was pieced together from broadcast footage from Los Angeles television stations KCAL (9), KTTV (11), KTLA (5), as well as MTV (which used footage from KCAL 9).
2017-06-30: Photobucket has disabled external image hosting, all scans will have to be re-uploaded on another site.

Offline Angelinda

  • Assistant
  • Damaged People
  • ****
  • Posts: 13110
  • Gender: Female
Re: 1997: Ultra
« Reply #29 on: 06 May 2012 - 01:11:09 »
1996-05-28 - Reuters - Depeche Mode Rocker David Gahan Held On Cocaine Suspicion

http://web.archive.org/web/20010717204158/http://commline.com/news/news1996.html

•   28 May 96: Depeche Mode Rocker David Gahan Held On Cocaine Suspicion:
Tuesday May 28 11:56 AM EDT
--LOS ANGELES (Reuter) - David Gahan, lead singer of the rock band Depeche Mode, was arrested early Tuesday on suspicion of possessing drugs after apparently overdosing on cocaine, a police spokesman said.
--Gahan, a founding member of the popular British alternative rock group, was taken to Cedars-Sinai Medical Center after collapsing at his home in West Hollywood, Los Angeles County Sheriff's Lt. Steven Weisgarber said. It was not immediately known whether he would be charged.
--Weisgarber said sheriff's deputies called to the home found a large quantity of what appeared to be cocaine. After treatment at Cedars-Sinai, Gahan was released into the custody of the sheriff's department.
--Depeche Mode, founded in 1980, had two British Top 20 singles, "New Life'' and "Just Can't Get Enough'', as well as a British Top 10 album, "Speak and Spell'', in 1982. In the United States, the group's single "People are People'' reached No. 13 in the American Hot 100 in 1985.
--Their first album to get into the American Top 100 was ''Black Celebration'' in 1986, followed by "Music for the Masses'' in 1987. Their 1990 album, "Violator'' and the single from it, "Enjoy the Silence'' both made the American Top 10 in 1990.
-- Reuters/Variety



1996-05-28 - AP - Depeche Mode singer arrested after alleged OD

http://www.apnewsarchive.com/1996/David-Gahan-Singer-for-Depeche-Mode-Arrested-For-Alleged-Drug-Overdose/id-9c44f4e49b4bb42a063360b86a46e8eb

Tuesday, May 28, 1996
Depeche Mode singer arrested after alleged OD

WEST HOLLYWOOD, Calif. (AP) -- David Gahan, lead singer of the rock group Depeche Mode, was arrested early today after allegedly overdosing on drugs, sheriff's officials said.
 
Gahan, 34, was arrested for investigation of cocaine possession and being under the influence of heroin, said sheriff's Lt. Steven Weisgarber of the West Hollywood station.
 
His bail was set at $10,000, Weisgarber said.
 
Depeche Mode, a British band, is known for such hits as "Just Can't Get Enough" and "Personal Jesus."
 
Deputies and paramedics, responding to a call of a drug overdose at the Sunset Marquis hotel in West Hollywood, allegedly found Gahan passed out on the floor of a hotel room at 1:15 a.m., Weisgarber said.
 
Authorities found syringes in the room and believe Gahan injected a "speedball" -- an intravenous brew of cocaine and heroin, Weisgarber said.
 
The Los Angeles-area resident was rushed to nearby Cedars-Sinai Medical Center, where he was treated for a drug overdose, Weisgarber said. A couple of hours later, he was brought to the West Hollywood sheriff's station and booked. He didn't immediately make the bail, the department said this morning.
 
Gahan was hospitalized briefly in August 1995 after slashing his wrist in a suicide attempt.
2017-06-30: Photobucket has disabled external image hosting, all scans will have to be re-uploaded on another site.